Saturación de oxígeno normal para bebés

La salud de un niño puede determinarse de varias maneras, ya sea por apariencia externa o situaciones clínicas que requieren observación detallada. La medición de la saturación de oxígeno puede demostrar lo saludable es un niño, o puede señalar un potencial problema de salud. La saturación de oxígeno es parte de una evaluación de los signos vitales para un bebé, particularmente de aquellos que pueden tener dificultad respiratoria o se encuentran en la unidad de cuidados intensivos neonatales.

Saturación de oxígeno

La saturación de oxígeno mide la cantidad de hemoglobina en la sangre que está saturada con oxígeno. La hemoglobina es un componente de glóbulos rojos que se une con el oxígeno y lo transporta hasta los tejidos periféricos. La saturación de oxígeno se mide por la oximetría de pulso, lo cual es una fuente de luz infrarroja que mide datos. Un oxímetro de pulso se envuelve típicamente alrededor del pie o la mano del bebé para obtener la medición.

Niveles normales

Un bebé sano que nace a término completo debe tener las saturaciones de oxígeno del 95 al 100 por ciento. Algunas instituciones pueden tener parámetros ligeramente diferentes. Dependiendo de la necesidad de oxígeno suplementario después del parto, los recién nacidos a término pueden solamente necesitar contar con saturaciones de oxígeno de entre 92 y 96 por ciento, según lo que establece Merck.

Asistencia respiratoria

Los bebés que nacen prematuros pueden tener baja saturación de oxígeno inicialmente, basado en el desarrollo de los pulmones y reducir la incidencia de retinopatía. Los valores normales para las saturaciones de oxígeno en bebés prematuros son del 84 al 90 por ciento. Un niño que es incapaz de mantener un nivel de saturación de oxígeno mínimo para su edad gestacional puede colocarse en oxígeno suplementario. Un médico puede entonces continuamente controlar los niveles de saturación y ajustar el oxígeno para mantener un rango terapéutico.

Hipoxemia

Los bebés con saturaciones de oxígeno por debajo de un nivel normal se consideran que padecen de hipoxemia. Para un bebé que no está usando un oxímetro de pulso, la hipoxemia puede no ser evidente. Los bajos niveles de oxígeno en la sangre pueden causar cianosis, lo cual es la presencia de un color azul alrededor de la boca. Las cantidades bajas de oxígeno en un niño de gestación completa puede producir cianosis que requiere una disminución de las saturaciones al 75 por ciento o menos cuando se revisa por el oxímetro de pulso.

Retinopatía de la prematuridad

Hay algunas situaciones donde mantener saturaciones de oxígeno más bajas puede ser aceptable. Debido a que el tejido pulmonar es uno de los últimos desarrollos en un feto, los bebés prematuros con frecuencia requieren oxígeno suplementario. El tratamiento con altas cantidades de oxígeno se ha asociado con retinopatía del prematuro (ROP), una enfermedad ocular que causa cicatrización de los vasos del ojo y puede conducir a la ceguera. Ajustar el oxígeno suplemental para mantener las saturaciones en bajos niveles ha demostrado disminuir la aparición de la retinopatía de la prematuridad. Según una investigación del Departament of Pediatrics de University of Michigan, mantener las saturaciones de oxígeno entre el 70 y el 90 por ciento para algunos bebés prematuros redujo la cantidad de ROP.

Más galerías de fotos



Escrito por meg brannagan | Traducido por valeria garcia