Sarpullido de asiento de bicicleta

Una erupción por el asiento de la bicicleta puede arruinar tu viaje y hacer tu ducha después del entrenamiento extremadamente incómoda. También puede convertirse en un dolor que puede llegar a infectarse. Sin embargo, no te desesperes porque puedes tomar algunas medidas para evitar erupciones por el asiento de la bicicleta. También son relativamente fáciles de tratar si se desarrollan. Siempre consulta a un médico antes de tratar tu erupción.

Ubicación

Tu erupción por el asiento de bicicleta es más propenso a desarrollar en tu parte trasera y en la parte superior del muslo. La presión y la fricción conducen a la erupción. Frotarse a lo largo de la parte interna de tu muslo es extremadamente común, señala Arnie Baker, autor de "Smart Cycling". Es probable que notes algunas áreas irritadas al momento en que el agua toque tu cuerpo mientras te duchas, señala Tom Holland, autor de "The 12-Week Triathlete".

Causas

Si tus pantalones cortos no están en buenas condiciones, estás más propenso a sufrir una erupción por el asiento de la bicicleta. Los pantalones desgastados que usas con la fricción pueden provocar malestar y enrojecimiento a lo largo de tus muslos internos, señala Baker. Los pantalones cortos que no están hechos de un material transpirable y los pantalones cortos que estén húmedos también son más propensos a causar una erupción por el asiento de la bicicleta. Andar en un asiento de bicicleta que no esté en la posición correcta y que no tenga el sistema más adecuado para ti, también puede elaborar una erupción, apunta Susan Weaver, autora del libro "Guía de ciclismo para mujer".

Consideraciones

Una erupción por asiento de bicicleta puede llevar a problemas más grandes, es decir, molestias del sillín. Esto ocurre debido a los roces que permiten que las bacterias entren en los folículos pilosos y las glándulas sudoríparas. El área se infecta, y una llaga dolorosa hinchada e inflamada se puede desarrollar. Es probable que sea justo en el punto de contacto con el asiento, toma nota Dede Demet Barry, autor principal del libro, "Fitness Cycling".

Tratamiento

Si tu erupción por el asiento de bicicleta se convierte en un dolor al montar el sillín, no ejerzas presión sobre ella ni trates de hacer estallar la llaga, aconseja Barry. Si lo hace, hará que la infección se propague. En su lugar, coloca compresas calientes sobre la herida varias veces al día. También puedes sentarte en un baño con agua tibia, lo que acelerará la herida junto al punto de drenaje, dice Barry. Cuando tu dolor comienza a drenar, pon un antibiótico en él. Si simplemente tienes una erupción por el asiento de la bicicleta, puedes utilizar un producto destinado a tratar la dermatitis, informa la revista "Bycicling". Puedes también utilizar productos especialmente formulados para la erupción del asiento de bicicleta que contenga ingredientes como el óxido de zinc y vaselina blanca.

Prevención/Solución

El uso de pantalones cortos sintéticos o gamuzas forradas para bicicletas puede ayudar a prevenir las rozaduras, señala Ed Burke, autor de "Serious Cycling". El uso de vaselina o un producto formulado específicamente para contrarrestar la erupción también puede ayudar a evitar este problema, señala Holland. Algunos de éstos se empaquetan para parecerse a una barra de desodorante. Puedes asegurar que tu erupción de asiento de bicicleta no se convierta en un dolor al ser muy estricto con la higiene, aconseja Barry. Lava tus pantalones cortos de bicicleta después de cada viaje y enjuágalos bien, porque los residuos de jabón pueden irritar la piel. También quítate tus pantalones cortos inmediatamente después de montar y tomar una ducha o un baño.

Más galerías de fotos



Escrito por linda tarr kent | Traducido por franco castro