Sangrados nasales y cafeína

Una de las tareas de tu nariz es ser responsable de la humidificación y calentamiento del aire antes de que entre en los pulmones. El interior de la nariz contiene pequeños vasos sanguíneos que se encuentran muy cerca de la superficie de los conductos nasales. El sangrado de la nariz, también conocido como epistaxis, se producen cuando estos pequeños vasos sanguíneos se dañan. Una de las causas más comunes de las hemorragias nasales es la sequedad en las fosas nasales, que pueden ocurrir como resultado de la cafeína, de acuerdo con la American Academy of Family Physicians.

Fisiología

Beber una gran cantidad de cafeína de bebidas como el café, soda, té y bebidas energéticas, secan tu cuerpo, quitando la humedad de las membranas mucosas de los conductos nasales. Cuando los conductos nasales están secos, se irritan y se inflaman, haciendo que los vasos sanguíneos se lesionen, causando una hemorragia nasal. Cuando los conductos nasales están secos, incluso una pequeña lesión de recoger o frotar con fuerza la nariz pueden causar una hemorragia nasal.

Tratar un sangrado nasal

Si tienes una hemorragia nasal debido a la cafeína, no te asustes. Siéntate con la espalda recta e inclina la cabeza y parte superior del cuerpo hacia adelante, no hacia atrás. Sopla suavemente la nariz para despejar los conductos nasales y luego aprieta la parte blanda de la nariz. Respira por la boca y continúa manteniendo la nariz durante al menos cinco minutos. Si el sangrado se ha detenido a los cinco minutos, puedes liberar la presión en la nariz. Si el sangrado persiste después de cinco minutos, continúa ejerciendo presión en la nariz hasta que el sangrado se detenga.

Prevención

La mejor manera de prevenir un sangrado de la nariz inducido por cafeína es evitar la cafeína por completo. Si esto no es realista para ti y la cafeína no te está provocando ningún otro problema, hay algunas medidas que puedes tomar para mantener tu cuerpo y tus fosas nasales lubricados para ayudar a reducir el riesgo de sufrir una hemorragia nasal. Aumenta el consumo de líquidos, el consumo de bebidas hidratantes como el agua y el jugo en vez de bebidas deshidratantes como café, té y refrescos. Respira profundamente durante una ducha de agua caliente. La inhalación de la humedad del vapor ayuda a humectar las fosas nasales. También te puedes apoyar sobre una olla de agua caliente, pero ten cuidado de no quemarte. Durante los meses de invierno, coloca un humidificador cerca de tu cama. Inhalar aire seco toda la noche secará tus fosas nasales, lo que hace más propenso a las hemorragias nasales cuando se bebe cafeína. Un humidificador añade humedad al aire, manteniendo húmedas tus fosas nasales.

Consideraciones

Todo el mundo tiene un diferente grado de sensibilidad a la cafeína. Algunas personas pueden ser capaces de tolerar grandes cantidades de cafeína, mientras que incluso una pequeña cantidad provoca efectos secundarios adversos, incluyendo un sangrado por la nariz, en los demás. Presta atención a tu cuerpo y ajusta tu consumo en consecuencia. Mientras que un sangrado de la nariz ocasional es común, el sangrado regular puede ser señal de un trastorno médico subyacente, como un trastorno de la coagulación de la sangre, tumor nasal o leucemia. Si experimentas sangrado de la nariz regularmente o si un sangrado por la nariz individual persiste durante más de 20 minutos, ponte en contacto con tu médico.

Más galerías de fotos



Escrito por elle paula | Traducido por daniela laura arjones