¿Es la sandía un buen alimento de dieta?

Los buenos alimentos de dieta son aquellos que ayudan a saciarte, pero no contienen muchas calorías. La sandía definitivamente encaja en esta lista porque no sólo es satisfactoria con muy pocas calorías, sino que también contiene vitaminas y minerales que pueden ayudar a mantenerte saludable. Con más de 50 tipos entre los que puedes elegir, las sandías están disponibles durante todo el año y son un gran aperitivo o postre.

Nutrición de la sandía

Una porción de una taza de sandía contiene sólo 50 calorías, junto con un gramo de proteína y un gramo de fibra. Esta comida sin grasa también te proporciona el 25% de tu vitamina C recomendada para el día, un 10% de la vitamina A y vitamina B-6, un 8% de tiamina, un 4% de magnesio y un 2% de niacina y riboflavina. La sandía es también una buena fuente de potasio, antioxidante licopeno y aminoácidos arginina y citrulina.

Beneficios de las personas que hacen dieta

Los alimentos que son bajos en densidad de energía son las mejores para las personas que están tratando de perder peso. Los alimentos con densidad baja de energía tienden a contener muy poca grasa y mucha fibra o agua y esto describe a la sandía perfectamente puesto que es 92% de agua. El peso y el volumen de la sandía te llenará en relativamente pocas calorías.

Uso

Reemplaza aperitivos o postres más altos en calorías con ensalada de sandía o fruta. Trata de comer sandía, convirtiéndola en una bebida refrescante o en un sorbete de frutas. También puedes hacer salsa de sandía como acompañamiento para el plato principal. No agregues mucha azúcar a la sandía, ya que esto aumenta la densidad de energía y las calorías.

Consideraciones

Sólo porque la sandía sea un alimento de dieta bueno no significa que deberías intentar comer solo sandía. Tienes que consumir una dieta equilibrada, incluyendo proteínas, grasas y carbohidratos. Sólo elije alimentos con menor densidad de energía cuando sea posible y trata de llenarte principalmente de frutas y verduras en lugar de alternativas altas en grasa. Intenta llenar la mitad del plato con verduras sin almidón, una cuarta parte de tu plato con una proteína magra y el otro cuarto con un cereal o almidón. Toma un vaso de leche para beber y un pedazo de sandía u otra fruta de postre.

Más galerías de fotos



Escrito por jessica bruso | Traducido por maria gloria garcia menendez