¿Es sana la carne de cordero?

La carne de cordero es carne de una oveja de menos de un año. La carne de ovejas mayores se llama carne de carnero. La carne de cordero es más tierna que la de carnero. Existen varios cortes de este tipo de carne, incluyendo las chuletas de cordero (que pueden venir en forma de costillitas o paleta) y las patas enteras de cordero. También existen las variantes kosher y halal.

Proteína y vitaminas

La carne de cordero es una excelente fuente de proteínas, ya que 4 onzas de esta carne contienen 27.5 gramos de proteína, o 55% del valor diario recomendado para adultos, según MyPlate de la página web LIVESTRONG.com. Al comer 4 onzas de cordero también recibes el 48%, 37% y 14% del valor diario de vitamina B12, niacina y riboflavina, respectivamente. La vitamina B12 es esencial para la producción de glóbulos rojos, el funcionamiento de los nervios y el metabolismo de la homocisteína. La niacina o vitamina B3 ayuda al cuerpo a liberar energía de los alimentos y es importante para el funcionamiento del sistema nervioso. La riboflavina o vitamina B2 también ayuda al cuerpo a liberar energía de los alimentos y está involucrada en lo que respecta a la buena visión.

Minerales y oligoelementos

El cordero también es una buena fuente de minerales y oligoelementos, especialmente el zinc. De hecho, 4 onzas de cordero contienen un 33% del valor diario de este mineral. El zinc sustenta al sistema inmunitario, ayuda a la cicatrización de heridas y mantiene niveles sanos de testosterona. El cordero también es una buena fuente de hierro y cobre, ya que 4 onzas contienen el 12% y 7% de los valores diarios recomendados, respectivamente. El hierro en necesario para la producción de glóbulos rojos y su deficiencia produce anemia, que se caracteriza por la fatiga y la falta de concentración. El cobre es un oligoelemento importante para el metabolismo del hierro y también participa en la síntesis de los glóbulos rojos.

Grasas saturadas y calorías

Desafortunadamente, el cordero es rico en grasas saturadas y calorías, ya que 4 onzas contienen 331 calorías y casi 10 gramos de grasas saturadas. Esto constituye casi dos tercios del requerimiento diario de grasas saturadas de una dieta de 2,000 calorías, basada en las pautas establecidas por la Colorado State University. El “Manual of Dietetic Practice” advierte que la ingesta de grasas saturadas es un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades cardíacas y el aumento de colesterol en sangre. Debido a que también contiene muchas calorías, si se consume con frecuencia puede provocar aumento de peso.

Purinas

El cordero también es una fuente de purinas. Tu cuerpo transforma las purinas en ácido úrico y, si no lo puedes eliminar de forma correcta, se acumulará y tendrás más riesgo de desarrollar cálculos en los riñones. Debido a ello, las personas propensas a la gota y a los cálculos renales deben evitar alimentos con altos niveles de purinas, incluyendo el cordero. Si sufres estos problemas de salud, deberías hablar con tu médico sobre el consumo de cordero.

Más galerías de fotos



Escrito por manuel attard | Traducido por noelia menéndez