Cómo salvar cerdo sobre cocido

Pocas cosas son más frustrantes que gastar tu dinero duramente ganado en un asado o costillar de cerdo, sólo para que se salga del horno o la parrilla seco y demasiado cocido. Aunque no hay mucho que puedas hacer sobre la carne convertida en una briqueta de carbón, hay algo que puedes hacer para salvar cerdo cocido que está seco, pero no quemado horriblemente.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Tabla de cortar
  • Cuchillo de cocina
  • Sartén amplia
  • Salsa de barbacoa, adobo ácido u otra salsa
  • Tenazas
  • Envase de plástico con tapa hermética (opcional)

Instrucciones

  1. Coloca la carne en una tabla de cortar y examínala para determinar la dirección de la veta. Todas las carnes consisten en fibras que se extienden en una dirección predominante. La dirección de estas fibras forma un patrón de rayas sutiles pero distintivo conocido como grano.

  2. Corta la carne lo más fino posible, a través del grano. Cortar contra el grano, informa el número de mayo de 2007 de "Cook's Illustrated", corta las fibras en trozos pequeños, lo que hace que la carne sea más fácil de romper, dando a la carne una textura más tierna.

  3. Coloca una sartén amplia a fuego medio alto y agrega un poco de salsa. Una vez que la salsa empiece a hervir, añade la carne de cerdo y mezcla. Las salsas añaden humedad, lo que le da a tu carne el aspecto de jugosidad, mientras que calentar la salsa y luego añadir la carne de cerdo ayuda a prevenir que se pierda la poca humedad que permanece en la carne. La salsa de barbacoa funciona bien para las costillas cocidas, mientras que las salsas ácidas como adobos embotellados son buenas para el cerdo asado con costra de hierbas.

  4. Transfiere tu carne de cerdo a un recipiente de plástico hermético y refrigérala durante la noche. Aunque es opcional, vale la pena hacer este paso, ya que la carne se enfría, se vuelve firme y atrapa la humedad en su interior, motivo por el cual los guisos siempre saben mejor al día siguiente. Si no te gusta comer carne fría con salsa, calienta suavemente en el microondas, con potencia del 70% y revolviendo cada 30 segundos hasta que la carne se envuelva en vapor.

Consejos y advertencias

  • Los cortes grasosos, como las costillas de cerdo, resisten la cocción excesiva con más facilidad que los cortes magros, como las chuletas de cerdo sin hueso.
  • .

Más galerías de fotos



Escrito por melanie greenwood | Traducido por juan ignacio ceviño