Salvado de trigo vs. salvado de avena

El consumir más salvado o granos enteros puede ayudar a disminuir el riesgo de enfermedades cardíacas de acuerdo con un estudio publicado en "Circulation" (Circulación) en 2010. Puedes añadirle salvado a los productos horneados en lugar de hasta la cuarta parte de harina, espolvorearlo en yogur o en batidos o cocinarlo con agua o leche para hacer un cereal caliente. El salvado de trigo y el salvado de avena ofrecen diferentes beneficios de salud y nutricionales por lo que puedes desear incluir ambos en tu dieta.

Calorías y nutrientes principales

Una porción de una taza de salvado de avena, que es de aproximadamente 94 gramos, proporciona 231 calorías, 6,6 gramos de grasa, 16,3 gramos de proteína y 62,2 gramos de carbohidratos. Cada taza de salvado de trigo, que sólo pesa 58 gramos, contiene 125 calorías, 2,5 gramos de grasa, 9 gramos de proteína y 37,4 gramos de carbohidratos. Puedes comer dos veces más salvado de trigo y aún así consumir menos calorías y menos grasa que si optas por el salvado de avena.

Tipo y contenido de fibra

El salvado de trigo también proporciona más fibra, con 24,8 gramos por taza, que el salvado de avena que únicamente contiene 14,5 gramos por taza. Sin embargo, el tipo de fibra en estos dos tipos de salvado es diferente. El salvado de trigo consiste de más de 90 por ciento de fibra insoluble, mientras que sólo entre el 50 y 60 por ciento de la fibra en el salvado de avena es insoluble. La fibra soluble, como la que hay en el salvado de avena, absorbe el agua y forma un gel en el tracto digestivo, mientras que la fibra insoluble agrega volumen sin absorber agua.

Minerales principales

Ambos tipos de salvado contienen altas cantidades de todos los minerales esenciales excepto calcio. Aunque el salvado de avena es más rico en fósforo, ya que proporciona 69 por ciento del valor diario en comparación con el 59 por ciento en el salvado de trigo, el salvado de trigo es más rico en potasio, cinc, hierro, selenio, manganeso, cobre y magnesio. Ambos tipos de salvado son alimentos libres de sodio. El potasio ayuda al control de la presión sanguínea, el zinc y el cobre ayudan a mantener al sistema inmune sano y el selenio actúa como un antioxidante. Necesitas fósforo y magnesio para formar ADN y huesos fuertes y el manganeso para procesar el colesterol.

Contenido de vitaminas

El decir que tipo de salvado es más rico en vitaminas es un poco un juego de cara o cruz ya que el salvado de trigo proporciona más niacina, riboflavina y vitamina B6 y el salvado de trigo contiene más tiamina, ácido pantoténico y ácido fólico. Ninguno de los dos es una fuente particularmente buena de vitaminas A, B12, C E o K. Necesitas las vitaminas B que proporcionan el salvado de avena y de trigo para convertir los alimentos que consumes en energía y para mantener al sistema nervioso y al hígado funcionando apropiadamente.

Beneficios potenciales para la salud

El salvado de trigo es particularmente útil para problemas digestivos ya que la fibra insoluble puede ayudar a eliminar las heces y limitar el riesgo de estreñimiento y otros problemas digestivos. El salvado de avena, con su alto contenido de fibra soluble, puede ayudarte a controlar mejor los niveles de azúcar en la sangre. En un estudio publicado en la "European Journal of Clinical Nutrition" (Revista europea de nutrición clínica) en septiembre de 2011 se encontró que consumir 6 gramos de fibra soluble de salvado de avena al día puede ayudar a bajar los niveles de colesterol y triglicéridos y también limitar la cantidad de energía que absorbes de los alimentos, haciendo potencialmente más fácil el mantener un peso saludable.

Más galerías de fotos



Escrito por jessica bruso | Traducido por laura lara