¿Qué tan saludables son las galletas de avena?

Oh, ese dulce aroma de las suaves galletas de avena calientes en un lugar fresco, a la tarde. O tal vez prefieres mojar una crujiente galleta en un vaso de leche fría en un día caluroso de verano. Cualquiera sea tu preferencia, puedes preguntarte si la galleta que estás devorando es nutritiva. Después de todo, se supone que la harina de avena reduce el colesterol, ¿verdad?

Haciendo números

En comparación con las de chispas de chocolate, mantequilla de maní y las de azúcar, las galletas de avena son marginalmente más nutritivas. Comparando galletas de tamaño similar, una galleta de avena tiene menos calorías que las galletas de mantequilla de maní o de azúcar. Las galletas de avena contienen menos grasa y más proteínas, fibra y calcio que las otras. Sin embargo, todas estas galletas contienen entre 54 y 72 calorías; 2 y 3.5 gramos de grasa; 0.4 y 0.9 gramos de proteína y 0.1 y 0.4 gramos de fibra, por lo que la diferencia es mínima debido a que las galletas de avena contienen significativamente más calcio, con 14 miligramos en comparación con 2 o 3 miligramos en las demás; sin embargo, con la cantidad diaria recomendada de calcio de más de 1,000 miligramos, tendrías que comer una gran cantidad de galletas de avena para hacer mella en tus necesidades diarias.

Conceptos básicos

La avena tiene varios beneficios para la salud posibles, incluyendo reducir el asma en los niños pequeños, mejorar la salud digestiva, mejorar la sensibilidad a la insulina, reducir el riesgo de diabetes, controlar la presión arterial, mejorar la salud del corazón e incluso reducir el colesterol, de acuerdo con Whole Grains Council. Algunas avenas son libres de gluten por lo que si sufres de enfermedad celíaca o eres sensible al gluten, la avena puede ser una fuente de granos sanos. Comer en una galleta (aunque no es la más saludable forma de consumirlos) puede ser una forma divertida de incluir este cereal nutritivo en tu dieta.

Adiciones saludables

Lo bueno de las galletas de avena es su versatilidad. La adición de ciertos ingredientes puede mejorar la nutrición de tu galleta de avena si las haces de cero. Las frutas secas como pasas o arándanos aumentarán el hierro y el potasio. La vieja mantequilla de maní aumenta la proteína y las grasas saludables. Los pedazos de chocolate oscuro añaden flavonoides y antioxidantes, que pueden luchar contra las enfermedades del corazón. La adición de semillas de lino o semillas de chía aumentan las grasas omega-3 saludables. El germen de trigo o las migas de salvado aumentarán la fibra y otras vitaminas y minerales. Trata de sustituir parte de la harina blanca en tu receta por harina de trigo integral y reducir el azúcar para que sea aún más nutritiva.

Consume con precaución

Incluso con adiciones saludables, una galleta de avena es todavía una galleta. Disfrutar una cada tanto está bien. Pueden contener más nutrientes que otras galletas, pero todavía contienen grandes cantidades de grasa y azúcar, que no son tan saludables y pueden ser perjudiciales para tu cintura.

Más galerías de fotos



Escrito por kristin mortensen | Traducido por juan ignacio ceviño