¿Es saludable el jamón?

El jamón podría parecer como rebanadas finas de jamón deli, pero tiene un sabor mucho más audaz, ya que es parte ahumado, picante y salado. La carne a menudo se añade a la pizza o envuelto alrededor de frutas o verduras, y eso está bien de vez en cuando. No quieres comer jamón de forma regular, ya que es alto en grasa y sodio, pero sí proporciona algunos nutrientes, también.

Fundamentos

Una onza de jamón comercialmente adquirida promedio contiene entre 3 y 3,5 gramos de grasa, de los cuales alrededor de 1 gramo está saturado. Eso se traduce en unos 5 o 6 por ciento de tu límite diario de grasas saturadas. Limita la ingesta de grasa saturada es una forma inteligente para proteger la salud de tu corazón y reducir tu riesgo de colesterol alto. Esa misma onza de jamón también suministra 8 o 9 gramos de proteína, un nutriente esencial para la supervivencia, y de 10 a 25 miligramos de colesterol.

Lo bueno, lo malo y lo salado

Un inconveniente principal de comer jamón es la cantidad de sodio que contiene. Una onza promedio tiene entre 570 y 660 miligramos de sodio. Eso es entre el 25 y el 29 por ciento de tu límite de sodio 2.300 miligramos al día. El consumo regular de grandes dosis de sodio puede elevar la presión arterial, lo que lo pone en un mayor riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular. Si ya tienes problemas de presión arterial alta o del corazón, debes consumir sólo 1.500 miligramos de sodio por día, informa la Universidad de Maryland Medical Center.

Buenas noticias

A pesar del contenido de grasas saturadas y sodio del jamón, recibes ciertos nutrientes claves, aunque en pequeñas cantidades. Una onza de jamón comprado en una tienda promedio otorga un 2 por ciento del hierro que necesitas cada día. El hierro ayuda a mantener la producción de energía mediante el transporte de oxígeno a todas las células de tu cuerpo. El mineral también juega un papel en la formación de las células rojas de la sangre. El jamón también suministra pequeñas cantidades de zinc, niacina y vitamina B-12.

Considera esto antes de comer

Aunque la porción ocasional de jamón no arruinará tu plan de alimentación saludable, debes pensarlo dos veces antes de comerlo en forma regular. Además de la grasa saturada y el sodio que consumes, también vas a comer los productos químicos utilizados para procesar la carne. Investigadores de Harvard School of Public Health encontraron que el consumo de carnes procesadas pone en un riesgo 42 por ciento mayor de enfermedad cardiaca y un riesgo 19 por ciento mayor de padecer diabetes de tipo 2. Los resultados del estudio, que se basó en una revisión de cerca de 1.600 estudios, se publicaron en junio de 2010 en la revista "Circulation". Los nitratos y nitritos en las carnes procesadas podrían aumentar el riesgo de ciertos tipos de cáncer, también. Los investigadores también observaron que un mayor consumo total de carne y la carne procesada puede aumentar el riesgo de cáncer colorrectal. No obstante, señalaron que la carne roja no procesada no se ha estudiado por separado como una causa de cáncer colorrectal.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por daniela laura arjones