¿Es saludable comer semillas de girasol?

Las semillas de girasol se pueden encontrar en una de dos formas: ya sea dentro de su cáscara o sin ella en forma de una semilla que es la parte comestible de la semilla de girasol. Al igual que con la mayoría de los alimentos, estas semillas pueden ser parte de una dieta saludable cuando se consumen con muchas frutas frescas, verduras, productos lácteos bajos en grasa y fuentes de carne magra. Las semillas de girasol son una buena fuente de proteína y cuando se combinan con legumbres pueden ser usadas ​​para sustituir a la carne.

Beneficios nutricionales

Las semillas de girasol son ricas en grasa saturada, que puede ayudar a disminuir la presión arterial y el colesterol total. Además, la Fundación Nacional de girasol se refiere a ellas como un alimento funcional, es decir, que nutren el cuerpo con sustancias distintas de las calorías. Las semillas de girasol contienen fitoquímicos, tales como la vitamina E, colina, arginina y lignanos. Los fitoquímicos pueden ayudar a proteger contra las enfermedades tales como la enfermedad cardíaca, el cáncer y el colesterol alto.

Etiquetas de alimentos

Cuando compres semillas de girasol, es importante elegir aquellas que no han sido excesivamente procesadas. Es común que los frutos secos y las semillas sean fritos y salados para hacerlos más apetecibles. Busca las semillas que estén crudas o revisa la etiqueta del alimento para comprobar los ingredientes como el aceite y el sodio. A pesar de que pueden ser buenas para ti, las semillas de girasol son ricas en calorías, así que asegúrate de ver el tamaño de la porción. Una porción de 2 cdas, o 1 onza, tiene 165 calorías.

Sugerencias para el menú

Puedes disfrutar de las semillas de girasol en una variedad de maneras. Consúmelas como bocadillos solas o añádelas a tu avena, cereales fríos o yogur. Añaden sabor y textura extra como la un ingrediente de ensalada y van bien en los productos horneados, especialmente panes. El aceite de semillas de girasol también se puede utilizar como una alternativa saludable a la mantequilla o aceite vegetal.

Las semillas de girasol y la diverticulosis

Si bien anteriormente los médicos recomendaban evitar las semillas de girasol en personas con una enfermedad intestinal llamada diverticulosis, debido a la posibilidad de que las semillas se quedaran pegadas en las bolsas diverticulares, este temor es infundado, según informa el National Digestive Diseases Information Clearinghouse. De hecho, consumir semillas de girasol como parte de una dieta alta en fibra puede ayudar a controlar la diverticulosis. Sin embargo, si notas alguna molestia después de consumir las semillas de girasol, discute tus preocupaciones con tu médico.

Más galerías de fotos



Escrito por laura morgan | Traducido por carlos alberto feruglio