¿Por qué es saludable comer pollo?

Si vives en los Estados Unidos, el pollo sea probablemente un alimento básico en tu dieta, especialmente en caso de que hayas implementado un plan de alimentación saludable. Parte del grupo de las carnes y los frijoles de la pirámide de alimentos, el pollo está lleno de nutrientes esenciales que tu cuerpo necesita, y además posee una menor cantidad de las cualidades poco saludables que otras carnes tienen. Una pechuga de pollo deshuesada y sin piel es un excelente alimento bajo en grasa que se puede preparar en una variedad de formas y que se adapta a muchos tipos diferentes de cocina.

Proteína


Una pechuga de pollo deshuesada y sin piel de 3 onzas contiene 27 gramos de proteína.

Una pechuga de pollo deshuesada y sin piel de 3 onzas contiene 27 gramos de proteína, que presenta todos los aminoácidos esenciales para la salud humana. La proteína es un elemento importante en todo el tejido muscular en tu cuerpo, incluyendo el tejido óseo, el tejido cardíaco y el músculo liso que se encuentra en las paredes de los intestinos. Las proteínas también son responsables del mantenimiento y la construcción de otras estructuras en el cuerpo, tales como las células y el hueso, y además interviene en el rendimiento de muchos procesos cruciales, incluyendo la ruptura de las toxinas.

Grasa


Una pechuga de pollo es relativamente baja en grasas saturadas.

Una pechuga de pollo es relativamente baja en grasas saturadas a comparación de muchas alternativas de proteínas, sobre todo cuando se le quita la piel. Sustituyendo por pollo los cortes de carne con mayor cantidad de grasa, disminuirás tu riesgo de desarrollar enfermedades del corazón mediante la reducción de su nivel de LDL, o colesterol "malo". Comer otras alternativas de alimentos bajos en grasa también ayuda a mantener un peso saludable. Asar a la parrilla, asar y hornear son grandes métodos de cocción para mantener el contenido de grasa en su nivel más bajo.

Selenio


El pollo es una gran fuente de selenio.

El pollo es una gran fuente de selenio, un oligoelemento que ha probado combatir al cáncer. Se cree también que tiene efectos positivos sobre la incidencia de otras enfermedades degenerativas, incluyendo las enfermedades inflamatorias, del corazón, neurológica y las infecciones. El selenio es un antioxidante, y afecta de manera positiva la actividad de las vitaminas C y E en sus posibilidades de luchar los radicales libres que promueven el cáncer. El pollo contiene 24 micro gramos de selenio por cada porción de 3 onzas, lo que equivale al 44 por ciento del selenio que necesitas cada día.

Vitamina B6


La vitamina B6 o piridoxina se encuentra en el pollo y ayuda en el metabolismo de proteínas y carbohidratos.

La vitamina B6 o piridoxina se encuentra en el pollo y ayuda en el metabolismo de proteínas y carbohidratos. Brinda asistencia en la producción de insulina, de células sanguíneas blancas y rojas, neurotransmisores, enzimas, ADN, ARN y prostaglandinas. Sin la vitamina B6, el sistema inmunitario, el metabolismo y el sistema nervioso central no funcionarían correctamente. La forma activa de la vitamina B6, llamada fosfato de piridoxal (PLP), tiene el mayor efecto en el metabolismo humano. Cada porción de pollo contiene 40 por ciento de las recomendaciones diarias para la ingesta de esta vitamina.

Vitamina B3


La vitamina B3, también conocida como niacina, está presente en cantidades abundantes.

La vitamina B3, también conocida como niacina, está presente en cantidades abundantes en las aves de corral y la carne. La vitamina B3 es responsable de convertir los hidratos de carbono en energía y del mantenimiento de la salud de las células del cuerpo. La vitamina B3 también ha demostrado tener efectos reductores del colesterol, y por lo tanto se cree que afectan positivamente la reducción del riesgo de enfermedad cardíaca en aquellos pacientes con niveles altos de colesterol. El pollo proporciona el 84 por ciento de la ingesta diaria de niacina recomendada para las mujeres y el 74 por ciento para los hombres.

Más galerías de fotos



Escrito por jill armayor | Traducido por guido grimann