¿Saltas más alto con un pie o los dos?

Saltar con dos pies tiene el potencial de alejarte más del suelo que saltar con uno solo, si eres un gimnasta de élite. Los gimnastas pueden generar grandes impulsos, por ejemplo, corriendo y haciendo volteretas hacia atrás mientras realizan el salto. Lanzando su cuerpo hacia adelante sucesivamente aumenta la cantidad de fuerza que aplican cuando finalmente saltan con ambos pies.

Efecto

La fuerza adicional que generan los gimnastas es importante. Los gimnastas de élite pueden cruzar una barra de salto de altura de 9 a 10 pies, de acuerdo con el libro "Sport Mechanics for Coaches" de Brendan Burkett. En contraste, el récord mundial para salto de altura fue de un poco más de 8 pies en 2010, de acuerdo con Burkett. La disparidad existe debido a que las reglas que rigen las competiciones de salto de altura prohíben despegues de dos pies, así como volteretas u otras técnicas de gimnasia para generar fuerza adicional.

Salto estacionario

Si no puedes saltar y dirigir tu cuerpo en el camino correcto, como los gimnastas de élite lo hacen, es más probable que te lastimes a que saltes alto. Así que para la mayoría de las personas, la mejor opción para saltar alto depende de si te estás moviendo o no. Si estás saltando desde una posición estática, ambos pies pueden elevarte más que uno. Si puedes dar un paso pequeño antes de saltar, probablemente seas capaz de saltar un poco más alto.

Beneficios de saltos con dos pies

Saltar con dos pies tiene beneficios potenciales extras. Saltar con ambos pies facilita controlar tu cuerpo en el aire y puede ayudarte a aterrizar a salvo. También es más fácil realizar saltos rápidos en sucesión. Por ejemplo, los jugadores de básquetbol con frecuencia usan saltos con ambos pies para agarrar rebotes o bloquear tiros.

Saltar mientras estás en movimiento

Si estás corriendo, saltarás más alto si lo haces sobre un solo pie. Por ejemplo, los jugadores de básquetbol con frecuencia despegan con un pie para encestar la pelota o disparar con una sola mano (layup). Consulta a un experto en acondicionamiento físico o un entrenador de básquetbol experimentado que te muestre como saltar con un pie, pero la técnica básica es la siguiente: comienza con un paso rápido y después acaba con fuerza en el pie con el que saltarás. Conforme lo hagas, rápidamente eleva tu otra pierna y el brazo del mismo lado para ayudar a mejorar el momento. Observa que tendrás menor control de tu descenso y aterrizaje de lo que tendrías con un salto de dos pies, así que asegúrate de que el área está despejada antes de practicar tu salto a un pie.

Más galerías de fotos



Escrito por stan mack | Traducido por arcelia gutiérrez