¿Puede el saltar la soga incrementar la velocidad para correr?

Mejor conocida como una herramienta de entrenamiento para boxeadores, además del patio, claro está, saltar la soga es una forma conveniente y barata de ayudar a los corredores a entrenar cuando no están sobre el pavimento. Puede incrementar la velocidad a corto plazo para los corredores de velocidad, y mejorar la resistencia a largo plazo para otros corredores cuando se usa apropiadamente.

Tipos de fibras musculares

Correr de cualquier forma utiliza tus músculos de las piernas, pero cómo usas esos músculos varía acorde a tu estilo de correr preferido. Cuando corres en velocidad desarrollas tus fibras musculares de contracción rápida para correr en distancias cortas. Los corredores de larga distancia, sin embargo, ejercitan sus fibras musculares de contracción lenta, diseñados para más resistencia. Saltar la soga funciona cómo el correr en velocidad, usando movimientos rápidos en espacios cortos de tiempo, haciendo que sea ideal para incrementar la velocidad.

Resistencia y agilidad

Saltar la soga no sólo ayuda a los corredores de velocidad. A medida que incrementas tus repeticiones y velocidad, incrementas tu resistencia cardiovascular, la cual es esencial para los corredores de larga distancia. Puede que no ayude a mejorar tu velocidad en una carrera de 5K, pero puede ayudarte a llegar al final de la carrera sin cansarte, lo cual puede mejorar tu tiempo en general. Saltar la soga también ayuda a fortalecer tus músculos de tobillos y pantorrillas, haciendo que sea más fácil evitar lesiones si caes mal mientras corres.

Saltar de forma correcta

Para ayudar a incrementar tu velocidad y tiempos de resistencia en larga distancia, saltar la soga de forma correcta es esencial. Olvida lo que haz aprendido en el patio; estos movimientos necesitan ser rápidos y estrechos. Sostén los mangos de la soga a cada lado a la altura del cinturón, luego mueve solo tus muñecas y antebrazos para girar la soga. Mantente sobre tus dedos, saltando solo a unos centímetros del suelo. Comienza con un ritmo lento e incrementa la velocidad gradualmente a medida que ganes agilidad y confianza. Haz series de entre 30 y 60 segundos.

Volverse lujoso

Cambiar tus movimientos ayuda con la agilidad tanto como la velocidad de pies. Intenta saltar sobre un pie por tres giros, luego cambia al otro pie. Usa una técnica de doble giro, en la cual saltas un poco más alto y giras la soga dos veces bajo tus pies antes de volver a tocar el suelo. Diviértete haciendo cruces, en donde cruzas tus brazos frente a tu cuerpo cada algunos saltos.

Más galerías de fotos



Escrito por rob harris | Traducido por lautaro rubertone