Saltar la cuerda y hacer saltos de tijera como ejercicio

Algunos de los ejercicios más simples son también algunos de los más eficaces. Los saltos de tijera y saltar la cuerda son ejercicios ideales para acelerar tu ritmo cardíaco, quemar calorías y ayudar a mantenerte en forma. Ambos ejercicios son de naturaleza aeróbica y utilizan tu peso corporal como resistencia. Puedes incorporar los saltos de tijera y saltar la cuerda en tu entrenamiento como complemento para otros ejercicios, o los puedes realizar solos para un entrenamiento cardiovascular eficaz.

Los saltos de tijera

Los saltos de tijera requieren que todo tu cuerpo se mueva, lo que aumenta el ritmo cardíaco en un tiempo relativamente corto. Elevar los brazos por encima de tu cabeza y la abertura de tus piernas a los lados compromete los principales grupos de músculos, así como tu torso, lo que ayuda a estabilizar y equilibrar tu cuerpo. El ritmo de tus saltos determina la intensidad de tu entrenamiento. Naturalmente, un ritmo rápido significa una alta frecuencia cardiaca y un aumento en el trabajo muscular. Más importante, sin embargo, es tu ritmo. La parte superior de tu cuerpo debe moverse en sincronía con la parte inferior, y tu respiración debe estar en sintonía con tus movimientos.

Saltar la cuerda

Saltar la cuerda requiere de reflejos rápidos, una buena sincronización y coordinación. Este ejercicio desarrolla todas estas habilidades, lo que puede ayudarte a mejorar deportivamente; además es una actividad aeróbica eficaz que quema hasta 910 calorías en una persona de 200 libras (90 k) después de 60 minutos. Este ejercicio involucra a todo el cuerpo, pero se enfoca especialmente en las pantorrillas y músculos del torso. Tu objetivo al saltar la cuerda debe ser crear un ritmo constante e ininterrumpido de saltos durante varios minutos a la vez. Si aumentas el ritmo de tus saltos, también adapta tu patrón de respiración.

Ejercicios complementarios

Saltar la cuerda y los saltos de tijera son ejercicios que puedes incorporar en tus ejercicios aeróbicos o anaeróbicos. Estas actividades son ideales para el calentamiento de los músculos antes de la práctica de un ejercicio físico más vigoroso, como el velocismo, la natación, el levantamiento de pesas u otros deportes. También son buenos ejercicios complementarios que puedes integrar en las sesiones de entrenamiento de circuito. Hacer saltos de tijera o saltar la cuerda entre los ejercicios anaeróbicos ayuda a mantener tu ritmo cardíaco elevado, lo que optimiza los resultados en el entrenamiento de circuito para aumentar la fuerza muscular y desarrollar la resistencia cardiovascular. Los dos ejercicios son ideales ya que no requieren una gran cantidad de espacio para llevarse a cabo o de equipos de gran tamaño, como una caminadora o entrenadora elíptica.

Ejercicio básico de 10 minutos

Puedes desarrollar un entrenamiento personal que conste únicamente de saltos de tijera y saltar la cuerda. Los movimientos son simples y pueden ser realizados por casi cualquier persona, lo que los hace buenos si eres un principiante en el acondicionamiento físico. La clave para un entrenamiento básico pero eficaz consiste en hacer los ejercicios a un nivel de intensidad demandante. Esto significa que debes llevarlos a cabo a un ritmo y por una cantidad de tiempo que mejore tu condición física cardiovascular. Si eres principiante, comienza saltando la cuerda durante dos minutos. A continuación, realiza saltos de tijera durante un minuto. Ahora, salta la cuerda otra vez durante dos minutos con elevaciones de rodilla alternados y continua haciendo saltos de tijera por dos minutos. Termina el entrenamiento saltando la cuerda con una pierna cinco veces y cinco veces con la otra por dos minutos. Termina haciendo saltos de tijera por un minuto o, para retarte a ti mismo, saltando la cuerda lo suficientemente alto para que la cuerda haga dos giros en cada salto.

Más galerías de fotos



Escrito por dan harriman | Traducido por maria del rocio canales