¿Saltar es una buena forma de perder peso?

Perder peso requiere un fuerte compromiso de comer una dieta sana, controlar el consumo de calorías y mantener una rutina de ejercicio regular. Saltar es una forma de ejercicio que puede ayudar a perder peso. Es simple, fácil y rentable. Es un ejercicio enérgico que se puede hacer con distintos grados de intensidad para quemar calorías y perder peso.

Beneficios de saltar

Saltar ayuda a perder peso, aumenta la fuerza y la resistencia, fortalece los huesos y aleja la osteoporosis. Aumenta la agilidad, la energía y la forma física, la oxigenación y la circulación sanguínea. El U.S. Department of Health and Human Services recomienda actividad física diaria durante al menos 30 minutos. El aumento de la duración de más de 30 minutos te ayudará a perder peso. Según Mayo Clinic, saltar por una hora ayudará a una persona de 160 lb. a quemar 730 calorías. Alguien que pesa 200 libras puede quemar 910 calorías, y una de 240 libras puede utilizar 1.090 calorías.

Comenzar

Saltar es un ejercicio de alto impacto y alta intensidad. Se debe comenzar lentamente. Comienza con sesiones cortas, y luego aumenta la duración conforme tu cuerpo se adapte a los efectos, mejora la agilidad y la coordinación. Combina saltar con otros ejercicios como caminar y correr para ayudar a la pérdida de peso y para mejorar tu programa general de ejercicios.

Técnicas de salto

Selecciona una marca confiable de cuerda que sea apropiada para tu altura. Comienza con una rutina de estiramientos de calentamiento antes de tu sesión de saltar. Balancea la cuerda sobre tu cabeza en un movimiento circular y salta sobre ella cuando llegue a tus pies. Los principiantes deben comenzar a saltar durante unos cinco minutos y, a continuación tomar un descanso. Aumenta el tiempo de duración a medida que continúes aumentando fuerza y ​​resistencia.

Consejos de seguridad

Consulta con tu médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios. Un zapato cómodo, deportivo con un buen soporte para el arco es importante para darte estabilidad, proteger los pies, tobillos y otras articulaciones. Utiliza una cuerda de saltar, lo suficientemente fuerte y lo suficientemente larga para que abarque tu altura para que puedas saltar sin problemas. La cuerda de saltar debe ser lo suficientemente larga para que los extremos lleguen debajo de la axila, cuando te paras en la mitad de la cuerda.

Más galerías de fotos



Escrito por norma chew | Traducido por verónica sánchez fang