Salsas para pastas con bajos carbohidratos

Una dieta baja en carbohidratos limita la cantidad de cereales y almidones en las comidas y en lugar de ellos se centra en las proteínas y las grasas. Los carbohidratos son necesarios para darle energía a tu cuerpo, pero limitar la cantidad que consumes por día puede ayudarte a perder peso. Si estás siguiendo este tipo de dieta, puedes pensar que las pastas están prohibidas. Pero, haciendo unos pequeños cambios, como usar fideos bajos en carbohidratos o espaguetis de pulpa de calabaza horneada junto con salsas bajas en carbohidratos, puedes disfrutar de platos de pastas dentro de un estilo de vida bajo en carbohidratos.

Salsa de tomates frescos

The American Standard Dietary Guidelines sugiere consumir entre 225 y 325 gramos de carbohidratos por día. Una dieta baja en carbohidratos aconseja no más de 150 gramos por día, incluso algunas dietas los limitan a 50 gramos o menos por día. Un tomate mediano tiene aproximadamente 5 gramos de carbohidratos. Para crear una salsa simple y saludable, pica los tomates y saltéalos con ajo y una variedad de hierbas, como orégano y albahaca. Esta salsa tiene menos de 6 gramos de carbohidratos por porción. Al hacer tu propia salsa en lugar de comprar una puedes regular la cantidad de azúcar y, por consiguiente, disminuir el recuento total de carbohidratos.

Salsas de hortalizas de colores variados

Los hongos son una fuente baja en carbohidratos de proteína, calcio, vitamina D y potasio. Saltea los hongos picados con ajo, vino blanco y hierbas frescas para crear una salsa saludable y de bajas calorías que tenga menos de 6 gramos de carbohidratos por porción. La abundancia de vegetales frescos es esencial en una dieta baja en carbohidratos. Para crear una deliciosa salsa primavera, evita las hortalizas ricas en almidón o dulces como las papas y las zanahorias y prefiere las de hojas verdes como la espinaca, el brócoli y otras opciones bajas en carbohidratos como los pimientos y los zucchini, que tienen menos de 2 gramos de carbohidratos por porción. Saltea las hortalizas picadas en aceite de oliva con ajo hasta que estén bien cocidas pero firmes y de colores brillantes. Agregar una variedad de hierbas frescas picadas que realza los sabores mientras que mantiene bajo el contenido de carbohidratos y calorías.

Salsas mariscos exquisitos

Los mariscos son una excelente opción para este tipo de dietas y son relativamente bajos en carbohidratos. Naturalmente de bajas calorías, también están llenos de ácidos grasos omega beneficiosos para la salud del corazón. Saltea camarones pelados en aceite de oliva, ajo finamente picado, vino blanco y hierbas frescas para hacer una salsa simple con menos de 7 gramos de carbohidratos por porción. Mezcla con la pasta cocida para lograr una comida nutritiva. Aunque la mayoría de los pescados y los mariscos prácticamente no tienen carbohidratos, las vieiras tienen 5 gramos por porción pero pueden ser una deliciosa base para una salsa de mariscos. Saltea ajo finamente picado en aceite de oliva. Agrega vieiras y séllalas hasta que estén ligeramente doradas, con cuidado de no cocinarlas por demasiado tiempo ya que tienden a ponerse gomosa. Sirve la salsa con cabellos de ángel de harina de trigo integral o con espagueti bajos en carbohidratos.

Salsas de carne sustanciosas

Las carnes magras son una excelente base para una dieta saludable, ya que aportan cantidades de vitaminas, minerales y proteínas. Las aves son bajas en carbohidratos y grasas y pueden ser una base saludable para una salsa para pastas. Corta salchicha de pavo o pollo y saltéala con cebollas, pimientos surtidos y vino blanco. Agrega albahaca fresca y escamas de chiles triturados y sirve con la pasta de tu elección. Media taza de esta salsa tiene aproximadamente 12 gramos de carbohidratos. Los espagueti con salsa de carne, un plato estadounidense clásico, pueden disfrutarse dentro de una dieta baja en carbohidratos. Elige carne 95% magra y saltéala con tomates triturados, ajo picado, cebollas finamente picadas, especias y hierbas para crear una salsa que tiene menos de 11 gramos de carbohidratos por porción. Sirve esta salsa con una pasta baja en carbohidratos o usa espaguetis de calabaza para una comida súper saludable y rica en proteínas, que a la vez tenga pocos carbohidratos.

Más galerías de fotos



Escrito por candi canncel | Traducido por paula santa cruz