Cómo hacer salsa blanca de espaguetis italiana

La salsa blanca de espaguetis italiana es comúnmente conocida por su nombre francés, salsa bechamel, aunque los italianos se refieren a ella como salsa di besciamella. La diferencia principal entre la salsa blanca italiana y la bechamel francesa es que los italianos no incorporan clavo (clove), que imparte un sabor cálido ligeramente más dulce, de acuerdo con el chef italiano Giuliano Hazan. La salsa blanca, rara vez usada sola, puede ser mezclada con espaguetis y vegetales para una comida casera ligeramente cremosa. Los cocineros italianos también usan la salsa blanca para "unir" platos en capas, como la lasaña u otros platos horneados. La salsa blanca suele aparecer en la cocina del norte de Italia y es bastante fácil de hacer en tu propia cocina.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Mantequilla
  • Cacerola
  • Harina
  • Batidor
  • Leche caliente
  • Sal y pimienta
  • Orégano seco
  • Albahaca seca
  • Cuchara de madera
  • Espaguetis

Instrucciones

  1. Prepara la cacerola calentándola sobre fuego medio-bajo con mantequilla (la suficiente como para derretir, pero no dorar). Una vez que la mantequilla está derretida, usa un batidor para mezclar, gradualmente, suficiente harina como para crear una pasta de textura uniforme llamada roux. Aunque el roux tradicionalmente se refiere a salsa marrón, la salsa blanca de espaguetis italiana pide que la mantequilla sea derretida, no dorada. Si puedes ver grumos de harina, sigue revolviendo hasta que la mantequilla derretida haya absorbido todo. La textura será similar a la arena húmeda.

  2. Vierte gradualmente leche caliente en la mezcla de mantequilla y harina, usando un batidor para evitar grumos o texturas no uniformes. Pasa a una cuchara de madera para revolver; la salsa se cocinará por entre 10 y 15 minutos antes de estar lista. A medida que revuelves, revisa la parte posterior de la cuchara. La salsa habrá terminado de cocinarse cuando la salsa blanca sea lo suficientemente espesa como para pegarse a la parte posterior de la cuchara.

  3. Condimenta la salsa blanca con sal y pimienta de acuerdo con tus preferencias de sabor. Esta salsa simple depende de la leche cremosa y la mantequilla para obtener su sabor sutil, pero puedes añadir un sabor distintivo con condimentos italianos, si así lo deseas. El orégano o albahaca (basil) secos son buenas elecciones.

  4. Vierte la salsa blanca sobre tus espaguetis preparados, si planeas usarla de inmediato. Usa una cuchara para propagar la salsa uniformemente en la pasta. Si lo deseas, agrega queso parmesano rallado u otro queso blanco rallado que elijas para una cremosidad adicional.

Consejos y advertencias

  • La salsa blanca se usa mejor el mismo día, aunque puede ser refrigerada durante la noche, de ser necesario. Si la mezcla de harina-mantequilla-leche se ha soldificado, volverá a ser una buena mezcla de salsa una vez que sea recalentada.
  • Los italianos aman la salsa blanca con almejas. Para un plato de mariscos simple, agrega una lata de almejas en conserva con algunos ajos picados para una salsa italiana tradicional que se empareja bien con los espaguetis.

Más galerías de fotos



Escrito por morgan rush | Traducido por paula ximena cassiraga