Salivación excesiva en niños

Generalmente, los niños adquieren el control total sobre la salivación a los cuatro años de edad. En algunos casos, la salivación excesiva no es nada por lo que preocuparse, pero a veces acompaña enfermedades de salud. Cuando el cuerpo de tu hijo produce demasiada saliva, a menudo causa babeo, que puede ser embarazoso para padres e hijos. El tratamiento puede ayudar a controlar el exceso de saliva y hacer que tu hijo se sienta más cómodo.

Causas

La saliva se produce por tres glándulas diferentes en la boca. A una edad temprana, los músculos de los niños no están desarrollados completamente así que no tiene tanto control sobre tragar la saliva como los niños mayores. Los niños menores de ocho años producen naturalmente más saliva que los adultos y los niños mayores. Sin embargo, algunas enfermedades de salud pueden hacer que un niño salive más de lo normal. La enfermedad por reflujo gastroesofágico, una infección en la boca o en la garganta, ciertos medicamentos o inflamación de las membranas de la boca puede causar exceso de saliva, manifiesta MayoClinic.com.

Complicaciones

El exceso de saliva puede no parecer un gran problema, especialmente si es el resultado de problemas de salud. Aunque no es probable que comprometa la salud del niño, puede causar otros problemas. Cuando la saliva no se traga y corre por la barbilla del niño regularmente, puede irritar la piel en el área. Esto puede causar picazón, enrojecimiento o piel rota que podrían conducir una infección. Si la saliva empapa su ropa, puede propagar estos problemas de la piel en el cuello y tórax. Aunque no quieras restringir el flujo de saliva normal, controlar el exceso evita problemas de la piel que podrían incomodar a un niño.

Tratamiento

En los casos donde el exceso de saliva está asociado con una enfermedad de salud, tratar y controlar esa cuestión puede ayudar a reducir el flujo de saliva. Por ejemplo, recetar medicamentos para controlar el reflujo ácido. Hay otras maneras de ayudar a disminuir el flujo de saliva que funcionan bien para los niños. Algunos medicamentos están disponibles en forma de pastillas, líquido o parches, que reducen la cantidad de saliva producida. La terapia del habla es efectiva para enseñarle a un niño a cerrar los labios y tragar la saliva, y en algunos casos, la cirugía puede redirigir las glándulas salivales del niño o destruir parte de ellas para frenar la producción, según KidsGrowth.com. La hipnosis o la biorretroalimentación son formas alternativas de tratamiento que pueden ayudar. Los niños también podrían necesitar tratamiento ortodóntico o dental si la causa de la excesiva salivación se debe a una infección o a una inflamación en la boca.

En casa

Aunque la intervención médica podría ser necesaria en algunos casos de salivación excesiva, algunos métodos para tratar la afección son apropiados para el hogar. Asegúrate de que la nariz de tu hijo no esté tapada porque será menos probable que cierre la boca para tragar si no puede respirar por la nariz, indica AboutKidsHealth, un sitio web desarrollado por el Instituto de aprendizaje SickKids. Ayuda a tu niño a practicar una buena postura así es más fácil tragar.

Más galerías de fotos



Escrito por eliza martinez | Traducido por maria gloria garcia menendez