¿Puede salirle sarpullido a un bebé en su cuero cabelludo como resultado del calor?

El sarpullido por calor es una erupción cutánea caracterizada por pequeñas protuberancias o ampollas en la superficie de la piel de tu bebé (incluyendo al cuero cabelludo), debido a la exposición prolongada al calor. Todos los niños, independientemente de su edad, pueden sufrir sarpullido por calor, pero es más común en los bebés. Aunque el sarpullido por calor no es grave, indica que tu bebé ha estado muy expuesto al calor y esto puede provocar problemas graves de salud como el golpe de calor y el agotamiento.

Causas

La sudoración es una función esencial que baja la temperatura corporal y ayuda a prevenir el calentamiento excesivo. Una sudoración excesiva puede provocar sarpullido si se tapan los poros de la piel de tu bebé. Los poros obstruidos impiden que el sudor salga del cuerpo de tu bebé y pueden provocar el sarpullido por calor. Los bebés son más propensos a sufrir este padecimiento debido a que sus poros o conductos de sudor, son más pequeños e inmaduros y se pueden romper fácilmente, atrapando al sudor debajo de la piel. El sarpullido por calor puede ocurrir en el clima caliente y húmedo de verano, así como durante los meses de invierno cuando el bebé viste varias capas de ropa. La fiebre también puede causar sarpullido por calor debido al aumento de la temperatura corporal y a la sudoración que normalmente provoca.

Síntomas

El sarpullido por calor generalmente brota alrededor del cuello, el pecho, los hombros, los pliegues del codo, la ingle y las axilas. Sin embargo, usar sombrero también puede causar sarpullido por calor en el cuero cabelludo de tu bebé. Milaria cristalina es el tipo más leve de erupción de calor que afecta a la capa superior de la piel de tu bebé. Esta afección se caracteriza por pequeñas protuberancias y ampollas que se rompen fácilmente. La Milaria rubra se encuentra en el fondo de la epidermis y se caracteriza por ronchas rojas, así como una mínima o ninguna sudoración en las zonas afectadas. La Milaria profunda es la forma menos común de sarpullido por calor y se presenta principalmente en los adultos. Los síntomas incluyen lesiones firmes de color carne y la falta de sudoración puede resultar en un golpe de calor.

Tratamiento

Puedes tratar el sarpullido por calor enfriando primero a tu bebé. Quita o afloja la ropa innecesaria (especialmente los sombreros y otras cubiertas de la cabeza), y coloca a tu bebé en un área sombreada y bien ventilada. Envolver al bebé con una toalla de algodón también puede ayudar a absorber el exceso de sudor. También puedes aplicar paños húmedos y fríos en las zonas afectadas. Un baño caliente con dos cucharadas de bicarbonato de sodio por cada galón (3,78 l) de agua también puede aliviar el malestar, según Babycenter.com. Cuando lo bañes, deja que tu bebé se seque al aire en vez de frotarlo con una toalla. No apliques cremas y ungüentos en las erupciones por el calor porque pueden empeorar la condición de la piel, obstruyendo los poros y atrapando la humedad.

Consideraciones

Puedes prevenir el sarpullido por calor, manteniendo al bebé fresco y cómodo. Usa ropa ligera y holgada, especialmente durante el clima cálido y húmedo. Lava el cabello de tu bebé si está sudando y no le pongas sombrero si no es necesario. Además, utiliza ropa de algodón absorbente y otros tejidos naturales en lugar de telas sintéticas. Aplica un poco de fécula de maíz en los pliegues de la piel de tu bebé para prevenir el sarpullido por calor. Si éste dura más de unos cuantos días, empeora o tu bebé tiene fiebre, debes consultar a tu pediatra.

Más galerías de fotos



Escrito por maria hoven | Traducido por josué miraflores m