Cómo hacer sales de baño de menta

Las sales de baño relajantes perfumadas con aceite aromático de menta ofrecen un alivio para el estrés del día, ayudan a aliviar los dolores musculares y de las articulaciones y dejan tu piel con una sensación de frescura. Un lote de sales de baño de menta hecho en casa puede convertirse en un regalo rápido y atento o incluso puedes darte un gusto a ti misma.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • ½ taza de sal marina
  • 2 tazas de sales de Epsom
  • Aceite de menta
  • Colorante rojo para alimentos
  • 2 tazones mezcladores
  • Cuchara mezcladora
  • Embudo
  • Frasco de vidrio transparente o botella con tapa hermética

Instrucciones

  1. Mide una taza de sales de Epsom con ¼ de taza de sal marina y ponlas en tazones separados.

  2. Agrega dos o tres gotas de aceite de menta a cada tazón con sales. Mezcla bien los dos boles.

  3. Usa unas tres gotas de colorante rojo para alimentos para hacer un tazón de sales coloreadas. Mezcla bien hasta que el tinte se distribuya de manera uniforme en la sal.

  4. Coloca un embudo en el frasco de vidrio y vierte ¼ de taza de sales blancas. Si tienes un recipiente más grande, puedes agregar más hasta obtener una capa del espesor deseado.

  5. Inclina el frasco para proporcionarle un ligero ángulo a la capa inferior. Agrega ¼ de taza de las sales rojas en una capa uniforme sobre la sal blanca. Ten cuidado de no mezclar los colores.

  6. Continúa colocando las sales en capas de esta forma hasta llenar el frasco. Ciérralo suavemente sobre la encimera para que se asiente el contenido. Luego agrega la suficiente cantidad de sales para que quede lleno hasta el borde. Al llenarlo de esta forma evitas el movimiento de la sales, lo que puede hacer que las capas se mezclen antes de usarlas. Cierra la tapa en forma hermética.

Consejos y advertencias

  • Usa una botella transparente limpia de aceite de oliva o de vinagre para envasar tus sales de baño de menta.
  • Si tienes un frasco o una botella más grande, tal vez debas duplicar la receta.

Más galerías de fotos



Escrito por ann wolters | Traducido por alejandra prego