Sal exfoliante casera

La belleza no tiene por qué ser cara. Con pocos ingredientes comunes de tu casa, puedes crear tus propio peelings faciales para exfoliar y limpiar tu piel. El limón es un astringente que ayuda también a eliminar las células muertas de la piel. La sal es antibacteriana y su textura arenosa ayudará a exfoliar las células muertas de la piel. Mayo Clinic identifica esto como un factor que contribuye al acné. El yogur puede agregarse a sales exfoliantes para limpiar profundamente los poros.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • 1/4 taza de sal
  • Molinillo de café
  • Medio limón
  • Cuchillo afilado
  • Cuchara
  • 2 cuencos pequeños
  • Yogur natural y sin azúcar (opcional)

Instrucciones

  1. Coloca la sal del mar en un molinillo de café limpio y muele hasta que la sal tenga una consistencia uniforme y fina.

    Coloca la sal del mar en un molinillo de café limpio y muele hasta que la sal tenga una consistencia uniforme y fina. Vierte la sal en un tazón pequeño. La sal de mar gruesa puede ser apropiada para inmersiones e incluso algunos peelings corporales, pues los gruesos cristales son generalmente demasiado duros para su uso en la cara.

  2. Rueda el limón vigorosamente bajo tu mano sobre el mostrador varias veces o colócalo sobre el suelo y rueda hacia adelante y atrás bajo el arco de tu pie.

    Rueda el limón vigorosamente bajo tu mano sobre el mostrador varias veces o colócalo sobre el suelo y rueda hacia adelante y atrás bajo el arco de tu pie. Aplica una presión suficiente para suavizar el interior. Corta el limón a la mitad y exprime el jugo de cada mitad en un recipiente separado. Luego usa una cuchara para extraer y desechar las semillas que pudieran haberse caído en el recipiente.

  3. Vierte el jugo de limón en la sal, una cucharada a la vez, y mezcla con la cuchara o los dedos.

    Vierte el jugo de limón en la sal, una cucharada a la vez, y mezcla con la cuchara o los dedos. Detente cuando hayas logrado una consistencia espesa, como una pasta. Enjuaga la cuchara apagado y úsala para añadir el yogur sin azúcar, si quieres, media cucharada a la vez, hasta que tu exfoliante pastoso tenga una consistencia agradable cremosa. Cuánto yogur agregues y su consistencia final están determinados puramente por tus preferencias personales. El ácido láctico en el yogur tiene propiedades exfoliantes, pero es seguro para la piel sensible, según la escritora sobre salud y alimentos Annie Bond.

  4. Enjuaga tu cara para limpiarla y sécala. Masajea suavemente el exfoliante en tu piel.

    Enjuaga tu cara para limpiarla y sécala. Masajea suavemente el exfoliante en tu piel. Ten cuidado de evitar el contacto en los ojos. Dejarlo en la cara por 10 minutos, luego enjuaga y seca la piel otra vez.

Más galerías de fotos



Escrito por marie mulrooney | Traducido por analia moranchel