¿Por qué sacan una tomografía del tórax después de sacar rayos X del pecho?

Una radiografía de tórax es una manera rápida, indolora y barata para examinar el contenido de la cavidad torácica: los pulmones, la tráquea, las vías respiratorias, el corazón, los ganglios linfáticos y los vasos sanguíneos. Tu médico puede ordenar una radiografía del pecho si tienes una tos crónica o severa, fiebre, dificultad para respirar, pérdida de peso inexplicable o dolor en el pecho. Si tu radiografía de tórax revela algo que no puede ser claramente identificado o tu médico no está satisfecho con la información proporcionada por tu radiografía, probablemente va a ordenar una tomografía computarizada o CT, de tu pecho.

Rayos X de pecho normal con síntomas preocupantes

Algunos trastornos pulmonares que causan síntomas importantes pueden no ser fácilmente identificables en una radiografía de tórax. Los pacientes con enfermedades pulmonares graves como la fibrosis pulmonar, asbestosis y enfermedad pulmonar intersticial pueden mostrar el pecho normal con una radiografía, especialmente si tu enfermedad recién inicia. Según la Dra. Ella A. Kazerooni, Directora de Radiología Cardiotorácica de la Universidad de Michigan en Ann Arbor, una TC torácica puede resultar muy útil para hacer un diagnóstico y orientar el tratamiento en estas situaciones. Por lo tanto, si los síntomas sugieren un problema pulmonar grave y la radiografía de tórax es normal, tu médico puede ordenar una tomografía computarizada del tórax.

Embolia pulmonar

Un coágulo de sangre en tus pulmones, lo que los médicos llaman una embolia pulmonar, puede desencadenar síntomas que van desde leve falta de aliento a la muerte súbita. Aunque las radiografías de tórax se realizan rutinariamente en pacientes con dificultad para respirar, una revisión del "Diario de la enfermedad torácica" en 2012 informa que un pecho normal en una radiografía no es particularmente útil para el diagnóstico de la embolia pulmonar y puede ser normal en pacientes con esta condiciones. Una tomografía computarizada torácica es mucho más útil en este caso, por lo que tu médico puede ordenar una tomografía computarizada si tu historial o los síntomas aumentan las preocupaciones sobre una embolia pulmonar.

Masas pulmonares

Independientemente de la razón para una radiografía inicial de tu pecho, el médico puede ordenar una tomografía computarizada torácica si descubre anomalías inesperadas. Un informe del "Diario de la resonancia magnética" en 2010, afirma que 1 en 500 radiografías de tórax revelan fortuitos o inesperados nódulos pulmonares y algunas de estas masas son finalmente cancerosas. Una radiografía de tórax también puede detectar los ganglios linfáticos, el líquido en la base de los pulmones u otras anomalías que no pueden ser totalmente visibles con rayos-X. Una tomografía es mejor que una radiografía estándar para la visualización de estas anomalías.

Consideraciones

Debido a que es un procedimiento simple, una radiografía de tórax suele ser la primera prueba de los médicos para examinar la cavidad torácica de un paciente. En muchos casos, una radiografía solo proporcionará la información que tu doctor necesita para hacer un diagnóstico y comenzar el tratamiento. En situaciones en que la radiografía de tórax no proporciona suficiente información o revela hallazgos inesperados, una tomografía ofrece una visión más detallada, permite una caracterización más precisa de los procesos de la enfermedad y puede guiar las biopsias, si es necesario.

Más galerías de fotos



Escrito por stephen christensen | Traducido por daniela laura arjones