Rutinas de levantamiento de antagonistas y de seguridad para los hombros

Si no estás familiarizado con las técnicas de ejercicio, es posible que llegues a la conclusión de que una rutina de levantamiento antagónica implica un entrenador personal tortuoso. En realidad, los entrenamientos antagónicos no implican la adversidad personal, y pueden ser efectivos para la construcción de fuerza y músculo. Al igual que con cualquier sesión de ejercicios, las rutinas antagónicas no representan un riesgo potencial de lesiones, pero pueden ser minimizadas a través de un levantamiento inteligente y sentido común. Solicita la autorización de tu médico antes de comenzar cualquier rutina de ejercicios.

Rutinas de levantamiento antagónico


Las rutinas de levantamiento antagónicas son los que se centran en los pares antagónicos - grupos de ejercicios que trabajan grupos musculares opuestos.

Las rutinas de levantamiento antagónicas son las que se centran en los pares antagónicos - grupos de ejercicios que trabajan grupos musculares opuestos. Los grupos de músculos antagonistas, o en contra, se mueven en una cierta parte del cuerpo en direcciones opuestas. Por ejemplo, tus tríceps enderezan tu brazo, mientras tus bíceps trabajan para doblar tu brazo. Estas rutinas de levantamiento pueden permitirte realizar muchos ejercicios en poco tiempo, ya que puedes realizar un ejercicio en un par de músculos antagónicos, y luego, pasar el ejercicio al otro par de músculos sin descansar. Debido a que los músculos tienen funciones opuestas, los ejercicios para un músculo no fatigarían el otro músculo par.

Ejemplos de pares antagónicos


Puedes realizar ejercicios de pares antagónicos para los músculos de todo tu cuerpo - arriba, abajo, delante y detrás.

Puedes realizar ejercicios de pares antagónicos para los músculos de todo tu cuerpo - arriba, abajo, delante y detrás. Además de la pareja bíceps-tríceps, puedes realizar entrenamientos antagónicos con los cuádriceps y los pares de tendones; tu pecho y espalda superior emparejados, y tus músculos abdominales y de la espalda baja emparejados. Cada par se ajusta al esquema de antagónico porque como se contrae un músculo, el músculo emparejado está relajado, y viceversa.

Problemas de hombros


Puede ser que sea difícil ver dónde tus hombros se ajustan a las rutinas antagónicas.

Puede que sea difícil ver dónde tus hombros se ajustan a las rutinas antagónicas. Tus hombros son los únicos que no tienen verdadero antagonista, ya que impulsan el movimiento de tus brazos en muchas direcciones - hacia adelante y hacia atrás, lejos de tu cuerpo y de nuevo hacia él. Por lo tanto, no hay ningún grupo de oposición del músculo. Sin embargo, muchos otros movimientos musculares, como los de tu pecho y espalda, hacen involucrar a tus hombros. Así que, aunque no estén involucrados en ningún entrenamiento antagónico, tus hombros pueden estar involucrados en los entrenamientos antagónicos con frecuencia.

Seguridad del músculo del hombro


Debido a que numerosas sesiones de entrenamiento en tu rutina de ejercicios antagónicos puede involucrar a tus hombros, están en riesgo de esguinces.

Debido a que numerosas sesiones de entrenamiento en tu rutina de ejercicios antagónicos puede involucrar a tus hombros, están en riesgo de esguinces. Para evitar lesiones, programa unos días entre los entrenamientos que implican tus músculos del hombro. Además, el calentamiento con ejercicios de calistenia y estiramiento estático antes del entrenamiento de resistencia puede ayudar a reducir el riesgo de lesiones musculares. Por último, el fortalecimiento de tus hombros ayudará a mejorar tu resistencia a las lesiones. Por lo tanto, a medida que te haces más fuerte, los enguinces en los hombros pueden ser un problema menor.

Más galerías de fotos



Escrito por brian willett | Traducido por gonzalo cerda