Rutinas de clases de yoga sobre una silla

La práctica de yoga sobre una silla es una forma suave de realizar las posiciones de esta disciplina estando sentado. Sirve para adultos mayores, gente con sobrepeso o para quienes tienen problemas de movilidad. El yoga sobre una silla también es ideal si tienes artritis o lesiones en las articulaciones. Aún si tienes experiencia en la práctica de yoga, las rutinas sobre una silla son una gran forma de entrenar cuando estás en el trabajo o durante la hora del almuerzo.

Ejercicio inicial

Roberta Schine, instructora de yoga del Hospital for Special Surgery, sugiere una rutina simple para comenzar. La idea es relajarte adoptando posturas de yoga y volviéndote consciente de ti mismo y de lo que te rodea. Siéntate en una silla que esté en una habitación de luz tenue. Respira a un ritmo constante y concéntrate en partes diferentes de tu cuerpo. Concéntrate en el aire que respiras. Imagina un gran reloj frente a ti y mira hacia la posición de las 12 en punto. Mantén la cabeza quieta, pero mueve los ojos gradualmente alrededor del reloj. Eleva tus brazos y luego bájalos lentamente. Pega el mentón al pecho y siente cómo se estira tu espalda. Este ejercicio ayuda a aflojar tu cuerpo y relajar tu mente.

Movimientos de brazos

Usar tus brazos ayuda a estirar tu espalda y tus laterales, como lo demuestra Kristie Dahlia Home en el sitio web de University of California Television. Respira profundamente y levanta ambos brazos por sobre tu cabeza. Arquea la espalda, exhala y vuelve a bajar los brazos al costado de tu cuerpo. Repite el movimiento, pero deja tu brazo izquierdo a un costado, sosteniendo el borde de la silla. Levanta tu brazo derecho por sobre tu cabeza y sigue girando hacia tu lado izquierdo. No gires demasiado para no caerte. Repite el movimiento hacia el lado opuesto.

Postura del gato

La postura del gato ayuda a arquear tu espalda como un gato estando en la silla. Esta rutina de yoga se hace mejor usando una silla de respaldo recto y rígido; evita usar una silla blanda o un sofá. Coloca las manso sobre tus rodillas e inhala y exhala a un ritmo constante. Estira la espalda como si quisieras extender tu cuerpo hacia arriba. Inhala y arquea la espalda, llevando el pecho hacia afuera y arriba. Mantén la posición durante unos segundos. Exhala y mete el pecho para adentro, lleva los hombros hacia adelante y arquea la espalda hacia adelante. Contrae el abdomen. Deberías sentir una sensación de estiramiento en tu espalda y hombros.

Torsión espinal

La torsión espinal ayuda a mejorar la flexibilidad de la espalda. La torsión también masajea a los órganos internos, como el estómago, lo que puede ayudar a la digestión y a aliviar el estreñimiento, según ABC-of-Yoga.com. Siéntate cerca del borde de la silla. Cruza tu pierna izquierda sobre la derecha y coloca la mano derecha sobre la rodilla izquierda. Levanta el otro brazo y gira tu cuerpo hacia la izquierda hasta que el hombro apunte al respaldo de la silla. Mantén esta posición y respira durante algunos segundos. Haz lo mismo con el lado opuesto de tu cuerpo.

Más galerías de fotos



Escrito por peter mitchell | Traducido por mariana palma