Cómo hacer una rutina para un niño y mantenerse dentro de ella

Cuando tú y tu familia están constantemente ocupados, puede parecer como que sólo tienes un ritmo: un acelerador a fondo. Pero frenar lo suficiente para crear una rutina para tu hijo puede ayudar a que todas las piezas quepan en el lugar para que tu día esté más estructurado y menos frenético. Al ser sensible sobre la rutina de tu hijo, ambos pueden mirar hacia las tareas del día, pasando menos tiempo en ir del punto A al punto B y pueden tener más tiempo para disfrutar el viaje.

Nivel de dificultad:
Moderado

Necesitarás

  • Una cartulina
  • Marcadores
  • Pegatina
  • Una cinta adhesiva removible

Instrucciones

  1. Coloca un trozo grande de cartulina sobre una superficie plana y utiliza un marcador colorido para anotar los intervalos de tiempo. Puedes probar cada hora, cada media hora u otros intervalos de tiempo que funcionen mejor para tu familia. Etiqueta los tiempos desde cuando tu pequeño se levanta hasta cuando tiene que estar nuevamente en la cama a la noche. El punto es crear una tabla que sea fácilmente visible para todos los miembros de la casa para que te resulte más fácil mantenerte dentro del cronograma.

  2. Etiqueta los tiempos cuando tu hijo se levanta, come y duerme, tal como sugiere Supernanny. Esto dictaminará el tiempo que queda para rellenar y son los componentes más importantes del día. No olvides agregar siestas si tu pequeño aún las necesita.

  3. Organiza tus otros "deberes" durante el día, como escuela, lecciones y cualquier otra obligación que podrías tener como padre. Esto también ayuda como forma de organizar tu semana para que las citas no caigan entre las grietas. Ten en mente que puedes hacer varias rutinas para diferentes días y cambiarlas cuando sea necesario utilizar etiquetas y cinta adhesiva removible para crear componentes de rutina cambiantes. No todos los días tienen que ser exactamente iguales pero deberán estar estructurados alrededor de las mismas actividades y, por supuesto, de comer y dormir.

  4. Agrega tiempo libre como parte de la rutina de tu hijo pero no lo organices exactamente. Esto le da a tu hijo la posibilidad de elegir su propio componente con juego creativo, tiempo con amigos, jugar video juegos o cualquier cosa que quiera hacer. Sé respetuoso de sus habilidades para elegir su propio tiempo libre, tú debes crear una rutina que quiera seguir, en lugar de órdenes de marcha estrictas a las cuales podría querer rebelarse.

  5. Deja a un lado un poco de tiempo para las tareas. Incluso si tu hijo no tiene tarea, puede pasar el tiempo de lectura escolar designado, haciendo un trabajo de crédito extra o jugar un juego educativo en la computadora.

  6. Sé realista con tus expectativas. Mientras que algunos días tu rutina funcionará muy bien, otros días se puede ver interrumpida por actividades y citas no planificadas. Siempre que se puedan cumplir las necesidades en la rutina (comer y dormir) está bien si la misma se sale de lo acordado. Siempre puedes ajustar tu rutina después de probarla por algunos días o simplemente hacerla igual al día siguiente.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por aldana avale