Cómo hacer una rutina en la mañana para niños pequeños

Los berrinches, rabietas y el desorden antes de tu primera taza de café puede hacer que las mañanas con niños pequeños sean un desafío. Si el caos reina en tu casa, quizás es el momento de implementar una rutina simple. La mayoría de los niños pequeños se resisten al horario y puedes notar que una rutina de mañana ordenada mejorará considerablemente el humor de tu niño. Prepara la noche anterior lo más que puedas para que tengas menos que hacer en las primeras horas del día.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Establece primero una rutina de noche. Comienza con una cena familiar temprana seguida de un baño y un cuento. Mantén apagada la televisión ya que puede sobreestimular a tu pequeño. Baja las luces, cántale una canción y llévalo a la cama. Si sigues la misma rutina todas las noches, notarás que el momento de ir a dormir no es una batalla y que tu hijo se despertará fresco y alegre en la mañana.

  2. Prepara las cosas con anticipación. Una vez que hayas dejado a tu pequeño en la cama, prepara su almuerzo para la guardería, organiza su mochila y deja preparados sus prendas y zapatos. También prepárate para tu día. Carga el automóvil y asegúrate de que tus llaves, maletín y bolso estén accesibles. Saber exactamente dónde está todo te ahorrará una gran lucha a la mañana.

  3. Despierta a tu pequeño suavemente. Ve a su dormitorio y abre las cortinas. Ayúdalo a abrir sus ojos con una canción como "You are my sunshine". Asegúrate de tener el tiempo suficiente para abrazos, besos y para acurrucarlo. Tu hijo pequeño estará más feliz si tiene tiempo para empezar el día en lugar de hacerlo en un apuro.

  4. Dale a tu hijo alguna independencia. Los niños pequeños adoran la autonomía (una etapa importante del desarrollo que a menudo significa frustración y lío para la mamá y el papá). Fomenta la independencia de tu hijo pequeño dándole la opción entre dos trajes (no todo su guardarropa). Coloca un bol con yogur sobre la mesa y déjalo que elija qué tipo de fruta quiere agregarle al mismo.

  5. Diseña una lista de revisión simple para la mañana para tu hijo y pégala en el refrigerador. Haz que él tache las tareas que haya cumplido. Por ejemplo, un niño más grande puede ser responsable de lavarse sus dientes y ponerse sus medias y sus zapatos. Una lista ayudará a mantener a tu hijo a seguir las tareas.

  6. Sirve un desayuno saludable. Coloca un desayuno nutritivo y simple con elementos de que le gustan a los niños pequeños como yogur, cereales, fruta, queso, huevos hervidos o mantequilla e maní sobre tostadas integrales.

Más galerías de fotos



Escrito por carolyn robbins | Traducido por aldana avale