Mi rutina de entrenamiento más intensa: El nadador olímpico Conor Dwyer

Cómo una sesión intensa en una escalera impulsa su éxito en la piscina

Los programas de natación en Florida son conocidos por sus sesiones de entrenamiento extremo.

Cuando el nadador de 23 años Conor Dwyer fue transferido de la Universidad de Iowa a la Universidad de Florida hace un par de años, algunas cosas cambiaron. Tenía un entrenador nuevo (el entrenador del equipo olímpico varonil de 2012 Greg Troy), compañeros de equipo famosos (Ryan Lochte, Peter Vanderkaay), y lo que es más importante: después de tantos cambios, obtuvo nuevos reconocimientos. Fue nombrado el Nadador del Año de la NCAA en 2010. Este verano en Londres obtendrá un título más: el de atleta olímpico. Dwyer está listo para competir por los Estados Unidos en las pruebas de 400 metros estilo libre y en los 800 metros de relevos libres. “Me gusta ir cara a cara con la gente para descubrir cuánto puede doler” comenta el atleta. “No tengo miedo de competir con nadie en el mundo”. Un lugar en el cual Dwyer ha aprendido sobre el dolor no es en la piscina, sino en los escalones del estadio Ben Hill Griffin, conocido como “The Swamp” (El Pantano), lugar en el que los Gators de la Universidad de Florida juegan fútbol. Los equipos de natación acuden al estadio tres veces por semana durante el invierno para realizar sesiones de entrenamiento. Una de estas sesiones demanda que los atletas asciendan 90 filas de gradas y bajen de ellas en dos minutos, y deben repetir la rutina 10 veces. Para los novatos, la intensidad de esta rutina puede ser difícil de imaginar. Pero cuando los atletas avanzan un tercio de la cuesta arriba, dicen que sus piernas queman y sienten las ganas de rendirse. Subir hasta la cima y bajar en dos minutos es un ritmo agresivo, sin decir del hecho de repetirlo 10 veces sin disminuir el ritmo. “El dolor es el peor que se pueda sentir, pero logra mantenerte en forma”, comenta Dwyer sobre esta rutina de entrenamiento. “Llegas a los últimos 30 escalones y sientes que ya no puedes mas”. El programa de natación en Florida es conocido por estas sesiones de entrenamiento maratónicas. Llámalo asegurarse. “Sabes que has entrenado más que la persona que está junto a ti cuando aceleras el paso al final del año”, asegura Dwyer.

Su rutina de entrenamiento

En el estadio, Dwyer y su equipo de natación tienen dos minutos para llegar a la cima de las 90 filas de gradas y bajar corriendo. Repiten esta rutina 10 veces. Después, el equipo corre cubriendo una distancia de tres millas alrededor del lago Alice del campus universitario antes de llegar a la alberca. "Termina siendo un entrenamiento con una duración total entre dos y tres horas, equivalente a 12,000 metros, el entrenamiento más largo que he realizado", comenta Dwyer. La rutina de entrenamiento completa dura cuatro horas.

Hazlo tú mismo

Correr en las colinas o escaleras de los estadios es una gran manera de entrenar la resistencia, la fuerza y la potencia de tu cuerpo, pero agregar algo al final le enseña a tu cuerpo a trabajar incluso cuando está fatigado. Después de una sesión de calentamiento de 15 minutos (carrera ligera y estiramiento dinámico), corre a lo largo de un circuito en una colina o en los escalones de un estadio.

Hazlo a un ritmo que esté entre una caminata y un sprint a toda velocidad. Mide tu tiempo arriba y abajo. Ahora intenta llegar a esa cifra haciendo otras cinco repeticiones. Cuando termines, elige la actividad de cardio que prefieras a un ritmo constante (carrera, bicicleta, natación) y llévala a cabo de 30 a 45 minutos, tratando de mantener un ritmo uniforme todo el tiempo.

Foto: Photo Credit NCAA

Más galerías de fotos



Escrito por maghan mcdowell
Traducido por paulo roldan