¿Por qué mi rutina de ejercicios no esta produciendo resultados?

Es difícil perder peso. Muchas personas intentan y logran bajar de peso extra por un número de razones. Algunas personas saben por qué no pueden perder peso. Tal vez porque les guste los dulces, o no les guste hacer ejercicio. Y otros no pueden entender por qué no pueden perder peso. Si has comenzado un programa de ejercicios y todavía no puedes perder las libras, hay varias posibles razones que podrían ser la culpable.

Mecanismo

Para perder peso, debes quemar más calorías de las que consumes. La tasa metabólica basal o BMR (por sus siglas en inglés), es el número de calorías que quemas cada día cuando estás en reposo. Las calculadoras en línea pueden ayudarte a determinar tu BMR. También quemas un número de calorías a través de la actividad física. Estos números, sumados, son la cantidad de calorías que necesitas consumir cada día para mantener tu peso. Si consumes menos de este número, perderás peso. Para perder 1 libra por semana, necesitas quemar un extra de 500 calorías al día a través de dieta, ejercicio o una combinación de ambas.

Actividad física

Si estás haciendo ejercicio todos los días y no pierdes peso, podrías no estar haciendo suficiente ejercicio cardiovascular. Si está haciendo entrenamiento de fuerza cada día y rara vez haces cardio, puedes aumentar la masa muscular, pero no quemarás suficiente grasa para notar una diferencia en la balanza. Si estás haciendo cardio, puedes simplemente no estar haciendo lo suficiente. Si una persona de 150 libras hace 30 minutos en el entrenador elíptico, quema 386 calorías. Después de 9 a 10 días de ejercicio, deberías perder una libra. Pero para esto, no puedes compensar tu ejercicio consumiendo calorías extras en la cena o las libras no se perderán.

Calorías

Hay varios factores que contribuyen a comer en exceso. Muchas personas subestiman la cantidad que realmente consumen, según un estudio de 1982 publicado por David Lansky y Kelly Brownell en el "American Journal of Clinical Nutrition". Las personas también tienden a comer más a la luz del día, cuando la comida está a la vista o al escuchar música, de acuerdo con "la revista Redbook". Si estás viendo lo que comes, tus bebidas podrían ser las culpables. Los refrescos y el alcohol proporcionan exceso de calorías, sin embargo, no te sacian.

Estilo de vida

El estrés estimula la producción de la hormona cortisol, que le indica al cuerpo aferrarse a un peso extra y depositar más grasa alrededor del abdomen. El cortisol también aumenta el apetito, especialmente por los dulces y grasas a las que se les llama "comidas reconfortantes". La falta de sueño también puede conducir a un aumento de la línea de la cintura, según un estudio realizado en 2006 en el "American Journal of Epidemiology", publicado por Sanjay R. Patel y sus colegas. La falta de sueño provoca una disminución de la leptina, una hormona que causa la sensación de saciedad. La falta de sueño también es mala para el metabolismo, por lo que los alimentos que se consumen tienden a pegarse al cuerpo.

Recomendaciones

Los programas de solo dieta o dieta más ejercicio son más efectivas que un programa de solo ejercicio de acuerdo con un estudio realizado en 1997 en el "International Journal of Obesity", publicado por WC Miller y sus colegas. Si estás haciendo ejercicio todos los días y no se puede perder peso, controla tus hábitos alimenticios. Asegúrate de que no estás comiendo más de lo que estás quemando, y piensa en reducir las calorías. Asegúrate de que los hábitos de estilo de vida como el sueño y el estrés no estén disuadiendo a tus esfuerzos. Por último, piensa en aumentar tu nivel de actividad física. Intenta ejercicios de intervalo, que queman más calorías que el ejercicio a un ritmo constante. Entrena más duro o hazlo por más tiempo. Después de determinar lo que te impide perder peso, puedes hacer cambios en consecuencia y perder los kilos de más.

Más galerías de fotos



Escrito por erin beck | Traducido por martín giovana