Ruptura del tímpano en los niños

Los niños son susceptibles a la ruptura del tímpano por varias razones. Algunos sufren de infecciones de oído frecuentes, mientras que otros no pueden resistirse a meterse cosas dentro de sus canales auditivos. La mayoría de los tímpanos rotos se curan rápidamente por su cuenta, pero debes ser consciente de los síntomas y buscar tratamiento si sospechas de esta afección. Una ruptura del tímpano requiere evaluación médica. Saber qué buscar puede ayudarte a decidir cuándo es el momento de llamar al médico de tu hijo.

Causas

El tímpano, médicamente conocido como la membrana timpánica, sirve como una barrera delgada entre el canal auditivo y el oído medio. Vibra en respuesta al sonido, transmitiendo señales de sonido desde el aire a los pequeños huesos dentro del oído medio. Una infección del oído puede causar una acumulación de líquido detrás del tímpano, lo que aumenta la presión sobre la membrana delgada. Cuando el fluido presiona demasiado el tímpano, se rompe. Traumas, tales como la causada por la inserción de un objeto pequeño en el canal auditivo, también pueden romper el tímpano. El trauma directo en el exterior de la oreja o un cambio repentino en la presión del aire (como ocurre en una explosión, cuando buceas o en un descenso rápido en un avión) también pueden causar una ruptura del tímpano.

Síntomas

La ruptura espontánea del tímpano durante una infección de oído es poco frecuente en los bebés y niños pequeños, de acuerdo con el libro de texto "Differential Diagnosis in Otorhinolaryngology: Symptoms, Syndromes, and Interdisciplinary Issues". Si la ruptura se produce debido con una infección de oído, tu hijo podría tener una disminución del dolor debido a la disminución de presión dentro de la oreja. Puedes notar una secreción de pus saliendo del oído que podría estar ligeramente teñida de sangre. Puede ocurrir alguna pérdida auditiva con la ruptura del tímpano, con una mayor pérdida de percepción de sonidos de baja frecuencia. Las perforaciones grandes provocan una mayor pérdida de la audición. Si el tímpano se rompe a causa de traumatismo, normalmente se sigue de dolor agudo que luego desaparece. También puede ocurrir tinnitus o zumbido en los oídos.

Tratamiento

Para tratar un tímpano perforado como resultado de una infección aguda del oído, comúnmente se prescriben antibióticos, de acuerdo con un informe de abril de 2009 en "American Family Physician". La American Academy of Pediatrics recomienda el tratamiento con antibióticos en niños con otitis aguda acompañada de drenaje del oído. Si la perforación no se cura o si tu hijo experimenta recurrencias frecuentes, la reparación quirúrgica del tímpano, llamada tímpanoplastia, puede ser necesaria. Tu pediatra también podría prescribir antibióticos para tratar la ruptura debido a trauma, ya que aumenta el riesgo de que ocurra una infección bacteriana. La mayoría de los tímpanos rotos relacionados con el trauma sanan bien: el 68% cura dentro de un mes y el 94% dentro de los tres meses, según Stanford University School of Medicine.

Complicaciones

La pérdida auditiva crónica puede ser el resultado de una ruptura del tímpano que no sane correctamente. Una ruptura del tímpano mal tratada también puede conducir a la formación de un colesteatoma, un cúmulo de células de la piel que entran en el oído medio a través de la perforación. La extirpación quirúrgica es necesaria para prevenir la destrucción que puede conducir a la pérdida severa de audición, un absceso dentro del cráneo o la compresión del cerebro por el gran crecimiento. El colesteatoma es raro en los Estados Unidos.

Más galerías de fotos



Escrito por sharon perkins | Traducido por sofía bottinelli