La RPE y el ritmo cardíaco

En tu esfuerzo para estar en forma, puedes estar confundido acerca de la diferencia entre la tasa de esfuerzo percibido o RPE, y la frecuencia cardíaca. Ambos son informativos acerca de la aptitud cardiovascular pero trabajan de diferentes maneras. La RPE es subjetiva, mientras que la frecuencia cardíaca es objetiva. Aprender a utilizar cualquiera de los métodos puede ayudarte a llevar tu entrenamiento al siguiente nivel. Sin embargo, la utilización de ambos métodos proporciona una imagen más clara del trabajo del corazón, la condición física y la salud.

Busca la intensidad

El método RPE es una manera rápida de determinar el nivel de esfuerzo que estás ejerciendo durante un entrenamiento. La RPE no requiere de ningún equipo y se puede medir en cualquier lugar. Para medir el esfuerzo, elegirás un número entre uno y 10 que mejor refleje cómo te sientes. Es importante determinar la RPE por cómo te sientes en vez de la fuerza con la que crees que estás trabajando. En reposo, la RPE es cero. Un entrenamiento de moderado a pesado se mediría como cuatro o cinco. La RPE ayuda a encontrar una intensidad de trabajo en el que te sientas cómodo.

Engañando a tu corazón

Tu ritmo cardíaco se puede determinar usando tu pulso o con un monitor de frecuencia cardíaca. Te puedes tomar tu pulso manualmente colocando dos dedos en una arteria, los lugares más comunes son en la muñeca o en el cuello, y contando los latidos durante 10 segundos. Multiplica tu pulso por seis para determinar tu ritmo cardíaco. Si haces ejercicios con regularidad y estás interesado en controlarte la frecuencia cardíaca con frecuencia, considera invertir en un monitor de frecuencia cardíaca. A medida que te entrenas cada vez más, el corazón se vuelve más eficiente en minimizar lo duro que debe trabajar. Tener una idea de como es tu ritmo cardíaco normalmente durante una sesión de ejercicios te ayudará a guiarte para futuros entrenamientos. Es posible que desees aumentar la intensidad para continuar desafiando a tu corazón.

Mejor juntos

Utilizados en conjunto, la RPE y la frecuencia cardíaca producen una imagen más completa de la aptitud y la salud en general. Si tu frecuencia cardíaca es como la esperas en una actividad determinada, pero tu RPE es mayor de lo normal, podría ser una señal de que estás enfermando o sobreentrenando. Si la RPE y la frecuencia cardiaca son más bajas de lo normal, tu cuerpo probablemente se ha adaptado, será necesario seguir añadiendo intensidad. Familiarizarse con la RPE y el ritmo cardíaco ayuda a aprender cómo el cuerpo responde al ejercicio. Esta información es útil para determinar las zonas de entrenamiento, el diseño de programas de entrenamiento y la evaluación de tu condición física cardiovascular en general. Sin importar si estás utilizando la RPE o el ritmo cardíaco, el mejor ejercicio cardiovascular depende en continuar poniéndote a prueba.

Consideraciones

Evita el exceso de esfuerzos físicos y ten precaución al iniciar un programa de ejercicios. Siempre deja que el corazón se caliente y enfríe gradualmente. Entra en contacto con tu médico inmediatamente si experimentas cualquier problema cardiovascular.

Más galerías de fotos



Escrito por kelly n. vance | Traducido por priscila caminer