Ropa para caminata

Si sales para un día de caminata rápida en los senderos locales o para embarcarte en una caminata por un sendero escabroso en un recorrido épico, llevar contigo la ropa adecuada puede cambiarte tu experiencia por completo. Pantalones vaqueros y tu camiseta favorita puede estar bien para un paseo por el lago de la ciudad, pero fuera de la pista, pueden ser una molestia engorrosa. Viste en capas ligeras para permitir la máxima flexibilidad de adaptación a las condiciones cambiantes y adapta tu ropa de acuerdo a tu nivel de actividad. Las capas ligeras pueden proteger contra el clima, mantener el cuerpo seco y caliente -o frío- y permiten centrarse en disfrutar de la caminata.

Ropa exterior

Lluvia, viento e incluso nieve a veces puede sorprender a los caminantes desprevenidos. Un día soleado se puede convertir rápidamente en una lluvia en algunos lugares. Llevar la ropa exterior adecuada puede ayudar a defenderse del mal clima y salvar el disfrute de la caminata. La ropa exterior debe ser de peso ligero, resistente al agua y ofrecer un cierto grado de resistencia al viento. La transpirabilidad es también una prioridad para que no atrapes la transpiración. Elige ropa de abrigo que sea pequeña al empacarla y ofrezca características tales como bolsillos de malla con cremallera, guarda-cierres y capuchas que aprieten fácil. Cuando esa repentina tormenta aparece, apreciarás la protección, y no querrás sacrificar la comodidad.

Ropa intermedia

La ropa intermedia realiza la tarea de mantenerte aislado. La ropa suave como la de lana y la fibra sintética puede ofrecer una serie de opciones para los excursionistas. La ropa ligera que respira bien, aísla y funciona cuando el clima está húmedo, te ayuda a continuar el camino a través de un día agotador en la mayoría de las condiciones meteorológicas. Materiales como estos mantienen el calor de tu cuerpo, incluso si se mojan, y también ofrecen cierta protección frente a los riesgos espinosos que pueden aparecer. Trata de mantenerte alejado de los artículos de algodón, tales como pantalones vaqueros o camisetas, que tardan mucho tiempo en secarse y no aíslan al mojarse. Las mangas con cremallera y los pantalones deportivos proporcionan versatilidad en el camino y te permiten adaptarte a tu nivel de actividad y a tu temperatura corporal mientras estés en la intemperie.

Ropa interior

Los calcetines de lana ayudarán a reducir la formación de ampollas en los pies a la vez que absorben la humedad. La ropa de fibra sintética está diseñada para sacar el sudor de tu cuerpo a través de la tela de la capa exterior, donde puede evaporarse para que permanezcas seco. La ropa sintética ligera ofrece la mayor comodidad y beneficio mientras estés en el camino. La lana, una vez cargada, debido a su peso y factor de picazón, está de moda de nuevo en las caminatas. La ropa de lana ligera que no molesta a la piel desnuda ofrece las mismas propiedades aislantes que la ropa sintética que absorbe. Mantente seco y cómodo, y utiliza el enfoque por capas para ahorrar peso durante la caminata.

Calzado

Las botas ligeras y firmes protegen los tobillos en terreno irregular. Zapatos corrientes están muy bien para caminos pavimentados, pero al encontrar rocas, raíces y caminos irregulares, las posibilidades de resbalones y caídas aumentan de forma espectacular. Nada va a terminar tu caminata más rápido que un tobillo torcido, y si estás en un lugar remoto, la ayuda puede estar muy lejos. Las botas resistentes al agua ayudan a mantener los pies secos en los caminos fangosos o cruces de arroyos. Siempre lleva un par extra o dos de calcetines de lana y cámbialos cuando se mojan. Cuida tus pies, y ellos se ocuparán de ti mientras estés fuera en el camino.

Más galerías de fotos



Escrito por todd roy | Traducido por héctor muñoz