Qué hacer en Roma en 2 días

¡No hay lugar como Roma! Ya sea que trotes alrededor del Tiber o andes en bicicleta a través de las ruinas, las vistas de la ciudad son sorprendentes en cualquier lugar que mires.

¡No hay lugar como Roma! Ya sea que trotes alrededor del Tiber o andes en bicicleta a través de las ruinas, las vistas de la ciudad son sorprendentes en cualquier lugar que mires.

La ciudad eterna (también conocida como Roma) siempre es un hervidero de actividad. La Ciudad del Vaticano y el Coliseo son los itinerarios normalmente más comunes para la mayoría de los turistas, pero los museos del Vaticano solos pueden fácilmente tomar un día completo para visitar. Si estás limitado de tiempo o simplemente buscas mejores maneras de bajar toda esa pasta, Roma ofrece muchas buenas actividades únicas.

Andar en bici por la vía Apia

Si estás dispuesto a moverte un poco "fuori dal centro" (fuera del centro de la ciudad) en bicicleta, la Vía Apia es una de las opciones más interesantes para los turistas, especialmente aquellos que quieren una verdadera sensación de viajar atrás en el tiempo. Encerrado dentro de un parque regional, la tranquila zona está muy lejos de los atascos de tráfico y las multitudes de adolescentes que caracterizan el centro de la ciudad. Puedes disfrutar de la emoción de la carretera mientras aprendes acerca de la inmensa importancia de la Vía Apia a la historia de Roma. El camino se extiende unas 14 millas (22 km) de la Porta San Sebastiano al Frattochie, más allá del aeropuerto de Ciampino. Se destacan las catacumbas de San Calixto, que han sido uno de los más importantes lugares de enterramiento cristiano en Roma desde el siglo III. Antes de empezar, dirígete a la oficina de información del Parco Regionale Dell'Appia Antica por mapas y alquiler de bicicletas.

Tours de caminatas

Arrastrar un guía turístico agitado contigo es probable que consiga algunas miradas extrañas de la gente del lugar, pero los innovadores "Running Tours" de la Ciudad Eterna son una forma eficaz y divertida de comenzar a explorar la historia de Roma. Obtener una visión general de la ciudad durante una gira de footing matutino te permitirá ver muchos de los principales lugares de interés, y los comentarios de tu guía local te pueden ayudar a decidir a dónde deseas volver más tarde en el día. Las empresas que operan caminatas normalmente se ajustan a tu estado físico. Dependiendo de la compañía que elijas, también puedes personalizar la ruta en función de tus intereses. Carolina Gasparetto creó "Sight Jogging" en 2005. Los guías encuentran a los clientes en sus hoteles y luego los llevan en una ruta de su elección, serpenteando a través de zonas como el barrio de Trastevere o el barrio EUR ultra-moderno, más lejos de las rutas turísticas. Otra opción es "Roma Running", organizado por LivItaly Tours, donde un máximo de seis corredores pueden participar en una gira que te llevará a algunos de los lugares más sorprendentes de Roma, como el Panteón y el Castel Sant'Angelo.

Mercados de alimentos

El ciclismo y senderismo son muy buenos, pero si no comes bien en Italia, ¿por qué molestarse? Los cambios culturales y económicos han dado lugar a que más romanos compren en los supermercados, todavía encontrarás muchos lugareños tradicionalistas vagando por los mercados de alimentos frescos de la ciudad. Cada barrio tiene su propia mercado, pero uno de los más famosos por la calidad y el valor se encuentra en Testaccio, barrio obrero tradicional no muy lejos de la colina de Aventino. Más cerca de la zona del Vaticano de la ciudad, se encuentra el Mercato Trionfale, un gigante, bullicioso mercado donde puedes abastecerte de todo, desde el Pecorino Romano (un queso especial elaborado con leche de oveja) a tomates frescos. Moviéndote a través de los mercados y negociar con los proveedores puede ser un entrenamiento en sí mismo, por lo que cuando hayas conseguido todo, ve a la Villa Doria Pamphili y Villa Borghese para relajarte en una manta de picnic y disfrutar de tus compras antes de embarcarte en tu próxima aventura.

Villa Borghese

Al norte de la Plaza de España encontrarás Villa Borghese, el más grande de los parques de Roma. Con sus fuentes, flores y colinas, Villa Borghese es un lugar tranquilo para un trote por la tarde o un día de campo posterior un día de compras. Aunque el parque está a unos pasos de distancia de algunos de los monumentos más famosos de Roma, su aire fresco y los espacios abiertos están muy lejos del estrecho, centro de la ciudad caliente en los meses de primavera y verano. ¿Cansado después de una caminata de la energía? Detente para conseguir un panino fresco (sándwich) en uno de los muchos bares y cafés repartidos por todo el parque, pero debes estar dispuesto a pagar un poco más por el ambiente.

Más galerías de fotos



Escrito por mary gray | Traducido por blas isaguirres