Roles de los padres en el desarrollo de las chicas adolescentes

Aunque algunos podrían considerar el papel del padre en la vida de una adolescente que crece a ser menos importante que el papel de la madre, este no es el caso. Puede parecer a algunos que el papel de un padre puede parecer menos importante porque los padres a menudo están menos involucrados en el cuidado del día a día de una hija; sin embargo, es a través de la paternidad indirecta de que el padre afecta más al desarrollo de su hija adolescente.

Un modelo de comportamiento

Quizás el papel más importante que un padre tiene en la vida de su hija adolescente es la de un modelo de comportamiento. La manera en que un padre trata a su familia hace un fuerte impacto sobre las expectativas de su hija de cómo deben actuar los adultos. Por ejemplo, un padre que muestra a su esposa el respeto y la trata con calor está diciendo indirectamente a su hija como su futuro esposo debe actuar hacia ella. Alternativamente, un, marido abusivo y agresivo muestra a su hija que la violencia puede ser normal en una relación adulta, lo que la hace más propensa a retirarse de participar en las relaciones con los hombres.

Interacción uno a uno

El padre también es un modelo a seguir de cómo debe ser una interacción uno a uno. Como el padre más probable que participe en la actividad lúdica y emocional con sus hijas en comparación a la madre, las hijas a menudo adquieren muchas habilidades emocionales de su padre. De esta manera, los padres alientan la expresión de la emoción en sus hijas, ya sea animándolas en un partido de béisbol o conociendo gente nueva en un concierto. Esta relación uno a uno es tan importante, que de acuerdo a estudios realizados por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU., las niñas con relaciones fuertes y saludables con sus padres tienden a tener un mayor sentido de autoestima y son más propensas a participar en el comportamiento pro-social.

Soporte físico

Al igual que la madre, el padre proporciona comodidad física a su hija. A través de abrazos y besos, los padres muestran apoyo y elogios por sus hijas. Este sentido de apoyo físico y la seguridad es algo que las hijas adolescentes necesitan, especialmente cuando empiezan a formar las relaciones románticas. Como el soporte físico del progenitor masculino es una necesidad natural en las hijas, si no lo reciben pueden encontrar otras maneras de llenar esa necesidad. Esto ocurre a menudo a través de la búsqueda de las relaciones sexuales a edades más tempranas. De hecho, las adolescentes cuyos padres no participan físicamente en su vida son dos veces más propensas a involucrarse en la actividad sexual temprana y son siete veces más propensas a quedar embarazadas, según TeenPregnancy.Org.

Un modelo a seguir emocional

Las adolescentes tal vez enfatizan las situaciones sociales y la expresión emocional más que cualquier otro grupo demográfico. Sin embargo, su experiencia en este campo tiende a ser deficiente. Para conocer las reacciones emocionales apropiadas en situaciones sociales, las adolescentes ven a sus padres. Los padres que responden con ira o que pierden el control, tales como los problemas entre él y su esposa o con los niños que se portan mal están mostrando indirectamente a sus hijos que esas respuestas son adecuadas. Lo que las adolescentes aprenden de este comportamiento es que está bien reaccionar negativamente ante situaciones problemáticas. Como resultado, las niñas tienden a adoptar estas técnicas y, de acuerdo con el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU., las niñas con estos padres son más propensas a ser negativas y críticas con sus amigos y pueden carecer de autocontrol también.

Más galerías de fotos



Escrito por damon verial | Traducido por enrique pereira vivas