El rol de la religión en la crianza del niño

El papel de la religión en la crianza del niño puede llegar a tener un efecto profundo en todas las áreas de la vida familiar. Para muchos, la religión es una forma de vida en lugar de solo una actividad más de la familia. Cuando la religión forma parte del entramado familiar, las influencias en la manera en que los niños son criados son muchas y variadas. La religión de un niño puede influenciar el modo en que se relaciona con sus padres, el tipo de educación que recibe y la comunidad de la que es parte.

La relación con los padres

El modo de los niños de relacionarse con sus padres puede estar influenciado por la religión familiar. La mayoría de las religiones tienen reglas sobre respetar a los ancianos, a los padres y otros adultos, y la mayoría de los niños que crecen en hogares religiosos conocen estas restricciones en algún nivel, aún cuando son muy jóvenes. A pesar de que los padres con una rigurosa religión pueden algunas veces tener normas muy difíciles de enseñar a los niños, la crianza religiosa exitosa es un equilibrio entre el afecto y las expectativas. De acuerdo al PBS’s Religion and Ethics News Weekly (Noticias semanales sobre religión y ética del PBS) los padres que son muy estrictos en relación a la obediencia de los niños a sus creencias religiosas probablemente verán a sus hijos revelarse contra las creencias morales y las prácticas religiosas.

Educación religiosa

Los niños que son criados en hogares fuertemente religiosos muy probablemente asistirán a escuelas con bases religiosas durante los años de primaria y secundaria. Muchas religiones, como también las denominaciones dentro de las religiones, tienen sistemas educativos para niños. Escuelas privadas católicas, escuelas cristianas, escuelas judías diurnas y academias secundarias, y las escuelas musulmanas diurnas brindan una instrucción secular y religiosa a sus alumnos. Según la National Catholic Education Association (Asociación Nacional de Educación Católica) los padres eligen la educación religiosa por su fe, por los niveles académicos, por la educación con valor agregado y por el ambiente más seguro que brindan estas escuelas.

Comunidad

Los niños que crecen dentro de hogares religiosos pasan a formar parte de la comunidad que comparte su fe. Muchas religiones tienen ritos de pase, tales como la primera comunión, el bautismo, la confirmación y ceremonias de dedicación que le dan la bienvenida al niño a su comunidad de fe en especial. La comunidad religiosa de los niños se puede extender hasta áreas como un jardín maternal, el preescolar, un campamento de verano, campamentos para dormir afuera, y actividades de grupos de jóvenes, y oportunidades para servir. De acuerdo a la Heritage Foundation (Fundación Heritage) criar a los niños dentro de una comunidad que compartan la misma fe favorece al bienestar del niño, de la familia y de la comunidad.

Una brújula moral

El criar a un niño dentro de una religión se convierte en una brújula para los padres para guiarlos. Aunque el concepto de qué significa ser una buena persona es de alguna manera universal, tener formas concretas de cómo enseñarlo y moldear ese concepto en los niños puede ser de gran ayuda. Las historias sobre los héroes de tu fe tomando buenas decisiones, y el ejemplo de los modelos a imitar dentro de tu comunidad religiosa, son lecciones de sabiduría, carácter y compasión sobre la vida. Según la Interfaith Family (Familia Interdenominacional), los niños disfrutan ser parte de una comunidad y de poner los valores de esa comunidad en práctica.

Más galerías de fotos



Escrito por patti richards | Traducido por liz mancilla