Rodilleras para rodillas débiles

Una rodillera equipada puede reducir el malestar de una lesión de rodilla. No todas las lesiones de rodilla son iguales, sin embargo, y por ello, existen diferentes rodilleras para diferentes lesiones. Tu médico sabrá cuál es la mejor para tu lesión en particular. Según la American Academy of Orthopaedic Surgeons (Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos), algunas de los diversas rodilleras incluyen la profiláctica, la funcional y patelofemoral.

Rodilleras profilácticas

La rodillera profiláctica está destinada a proteger el ligamento colateral medial, o MCL, durante un esfuerzo valgo de tu rodilla y para contribuir en la protección de los ligamentos cruzados de la rodilla si sufres una tensión por rotación. El MCL es un ligamento situado en el interior de la rodilla, que estabiliza la articulación de la rodilla. Según la American Academy of Family Physicians (Academia Americana de Médicos de Familia), se han realizado estudios para probar la capacidad de la rodillera profiláctica para prevenir lesiones. Ha habido diferencias significativas en la opinión sobre la capacidad de la misma para reducir las lesiones del MCL. A pesar de la diferencia en los resultados de investigación, muchos futbolistas y entrenadores insisten en usar la rodillera.

Rodillera funcional

El ex mariscal de campo de fútbol, Joe Namath, es responsable de la popularidad de la rodillera funcional. Después de sufrir una lesión de rodilla incapacitante, Namath, utilizó una rodillera funcional e hizo un exitoso regreso al deporte. La función principal de la rodillera es reducir inestabilidad de la rodilla después de una lesión en el ligamento cruzado anterior, o ACL, y para evitar cualquier lesión adicional. El ACL es un ligamento ubicado en el centro de la rodilla proporcionando estabilidad rotacional. Inicialmente, la rodillera funcional se utilizaba únicamente para lesiones deportivas, sin embargo, ahora se utilizan ampliamente después de una cirugía reconstructiva para limitar la tensión en el injerto del ACL.

Rodillera patelofemoral

Las rodilleras patelofemorales se utilizan para soportar la rodilla de quienes sufren de dolor en la parte anterior de la rodilla. La misma se utiliza ampliamente debido a su facilidad de uso y bajo costo. La AAFP ha documentado que existe un desacuerdo en relación con los beneficios de un aparato ortopédico patelofemoral, ya que varios estudios han observado un alivio del dolor con el uso de la rodillera, mientras que otros estudios han encontrado que no lo mejora. A pesar del desacuerdo sobre los beneficios, muchos pacientes insisten en usarlos y reportan un descenso en los niveles de dolor y un aumento en la movilidad al utilizar el aparato ortopédico.

Mejoras reportadas

Los pacientes que usan rodilleras han informado de una mejora en la estabilidad de la rodilla y han experimentado un aumento en el gasto de energía durante la actividad deportiva. Puede haber efectos propioceptivos limitados, que se refieren al movimiento del cuerpo inconscientemente con el uso de una rodillera. Debido a los beneficios asociados, el uso de una rodillera en realidad puede suponer un riesgo de mayores daños debido a un exceso de ejercicio. Con o sin una rodillera, los pacientes deben ser conscientes de que corren el riesgo de nuevas lesiones si no dan a la rodilla el suficiente tiempo para sanar.

Rehabilitación

El uso de una rodillera como una medida de protección preventiva no es concluyente. Sin embargo, estos dispositivos son una parte esencial de un programa de rehabilitación después de una lesión. En combinación con la terapia física que incorpora la modificación de la actividad y ejercicios de flexibilidad y fuerza, una rodillera proporciona soporte a la rodilla mientras la lesión está sanando. Aun cuando la rodilla se siente mejor, el atleta debe tener cuidado en la reanudación de las actividades normales y seguir las instrucciones del médico para evitar volver a lesionarse.

Más galerías de fotos



Escrito por sabrina stapleton | Traducido por priscila caminer