El uso de una rodillera para ejercitarse luego de la cirugía del LCA

Después de una lesión del LCA (ligamento cruzado anterior), lo último que quieres es volver a lesionarte, sobre todo después de una cirugía. Tu médico puede recetarle una rodillera para usar después de la cirugía, ya que una vez fue aceptado que esta podría proteger al LCA de nuevas lesiones. Sin embargo, no hay evidencia clínica para apoyar los beneficios de usar una rodillera, ya sea durante la rehabilitación o al volver a las actividades físicas luego de la reconstrucción del LCA.

Uso de rodillera durante la rehabilitación

Según Emory Healthcare, usar una rodillera después de la reconstrucción del LCA no proporciona ventajas con respecto a la gama de movimientos de la rodilla o de su función durante la recuperación. Incluso cuando se realizan ejercicios de rehabilitación, las mismas no impiden una lesión recurrente en el LCA. Aunque no hay evidencia científica sobre las rodilleras, según la Sociedad Ortopédica Norteamericana para la Medicina del Deporte (American Orthopaedic Society for Sports Medicine), sólo el 13 por ciento de los cirujanos nunca colocaron rodilleras en sus pacientes con un LCA reconstruido. A pesar de que usar rodilleras es popular después de una cirugía, no hay evidencia de que experimentarás una recuperación más rápida y reducirás el riesgo de volver a lesionarte usando un aparato ortopédico.

Preparándose para los deportes

Es posible que sientas una sensación de seguridad al usar un aparato ortopédico al regresar a practicar un deporte. Sin embargo, puede ocurrir lo contrario. De hecho, la Sociedad Ortopédica Norteamericana para la Medicina Deportiva sugiere que usar rodilleras durante la práctica de un deporte puede llevar a una disminución de la velocidad, agilidad y el rendimiento deportivo en general. También puede conducir a un aumento de la fatiga muscular y consumo de energía.

¿Quién se beneficia?

Aunque las rodilleras pueden no ser beneficiosas para la mayoría de la gente, para los esquiadores que están en la etapa de recuperación tras una cirugía del LCA, las rodilleras funcionales son recomendadas cuando regresan al deporte. La Sociedad Ortopédica Norteamericana para la Medicina Deportiva sugiere que los esquiadores que usan rodilleras tienen una menor tasa de lesiones del LCA recurrentes en comparación con personas que no las usan. Las rodilleras funcionales pueden ayudar a reducir la fuerza aplicada al LCA al esquiar.

Prevenir la reincidencia de lesiones

La mejor manera de prevenir la reincidencia de lesiones en el LCA es adherirse al protocolo de rehabilitación establecido por tu fisioterapeuta. La rodilla necesita tiempo para sanar completamente, así que no apresures el proceso de rehabilitación. Volver a practicar deportes demasiado pronto después de una cirugía del LCA puede aumentar el riesgo de volverte a lesionar. De acuerdo con una investigación publicada en el "Journal of Orthopaedic and Sports Physical Therapy" de 2011, la rodilla reconstruida debe rendir un 90 por ciento, así como la rodilla no afectada en las pruebas funcionales específicas antes de estar apto para reiniciar el deporte.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. sam vaid, pt, dpt | Traducido por priscila caminer