Mi rodilla me duele cuando golpeo un balón de fútbol

Si tu rodilla te duele cuando golpeas un balón de fútbol, el síndrome de dolor patelofemoral (PFJ, por sus siglas en inglés) puede ser la causa probable. El PFJ es bastante común en los jugadores de fútbol, según Physiotherapy Sports Injury Clinic. El dolor de rodilla también puede ser consecuencia de una lesión del ligamento cruzado anterior, una ruptura de meniscos o bursitis en la rodilla afectada. El tratamiento para el dolor de rodilla incluye estiramientos o ejercicios de fortalecimiento específicos, de acuerdo a las condiciones que causan el dolor, y algunas veces cirugía.

PFJ

El síndrome de dolor patelofemoral se produce cuando la rótula tiene dificultad para deslizarse sobre el fémur, el hueso del muslo que se conecta a la articulación de la rodilla. El dolor no suele ir precedido de una lesión o movimiento específico, pero se produce con el tiempo. Con PFJ, sientes dolor en la parte lateral de tu rodilla al lado de la otra pierna y un endurecimiento de la articulación de la rodilla. Si los músculos del muslo, o los cuádriceps, no son lo suficientemente fuertes como para estabilizar la rótula, también puedes sentir que tu pierna podría ceder. Los chasquidos a menudo acompañan a la flexión de la rodilla afectada.

Desgarros del ligamento cruzado anterior

Si tu ligamento cruzado anterior se desgarró, es probable que sientas dolor en la rodilla al patear un balón de fútbol. El LCA es el ligamento que conecta el hueso del muslo a la tibia. Las lesiones del LCA son comunes en los atletas que juegan deportes en los cuales los cambios de dirección son rápidos, como el roller derby, el esquí y el fútbol, según Mayo Clinic. Más de 200.000 lesiones del LCA ocurren en los Estados Unidos cada año, según American Academy of Orthopedic Surgeons.

Desgarro de menisco

Si colocas tu peso sobre una rodilla y luego te tuerces repentinamente, puedes rasgar tu menisco, un cartílago protector. Rasgar este amortiguador elástico provoca dolor en la rodilla, dolor de la zona afectada e hinchazón. A veces, un pedazo de cartílago desgarrado se interpone en el camino de la articulación de la rodilla. Cuando esto sucede, tu rodilla podría sentirse apretada o podrías no ser capaz de enderezar la pierna hasta el final. Debido a que tienes dos meniscos en cada rodilla, se puede sentir dolor en el interior o exterior de la articulación de la rodilla.

Tratamiento

El Síndrome de dolor patelofemoral puede ser tratado con ejercicios para estirar los músculos de los muslos. Los ejercicios que estiran los cuadriceps también se prescriben a menudo por los profesionales de la medicina deportiva, de acuerdo al especialista en medicina física y rehabilitación, Dr. Shane Mangrum. Los desgarros de menisco suelen curarse por sí solos con reposo, hielo, compresión y elevación. Si el desgarro causa inestabilidad de la pierna, por lo general se recomienda la cirugía. Las rupturas del LCA que no conducen a la inestabilidad de la pierna pueden ser tratados con terapia física intensiva. De otra manera, la cirugía - la sustitución de un tendón obtenido de otra articulación - tiene un rango de entre 85 a 95 por ciento de probabilidad de regresar la rodilla a su estado de flexibilidad y fuerza anterior, según the American Academy of Orthopedic Surgeons.

Más galerías de fotos



Escrito por d.m. gutierrez | Traducido por héctor muñoz