Mi rodilla cruje cuando corro

Cuando corres, le confías a tu rodilla la extensión de la pierna y el absorber el choque del impacto del pie contra el suelo. El impacto constante sin embargo, puede afectar negativamente la salud de la rodilla. Si oyes un crujido o chasquido en la rodilla, esto puede ser una señal de que el cartílago protector que actúa como un amortiguador está comenzando a desgastarse. Hay opciones de prevención y tratamiento disponibles que pueden tratar estos síntomas.

Consideraciones

Debido a que nuestras articulaciones y ligamentos, naturalmente, tienen un cierto grado de holgura para ellos, un tronido o crujido ocasional puede ser normal. Esto puede incluso causar una punzada de dolor porque las uniones se frotan contra un nervio. Si tu rodilla cruje de vez en cuando, es posible que sea causa de inquietud. Sin embargo, si tu rodilla comienza a crujir constantemente cada vez que corres, esto puede ser un síntoma de una enfermedad subyacente.

Rodillas de corredores

Los sonidos de los crujidos pueden indicar una condición conocida como condromalacia, que también se conoce como la rodilla de corredor. Esta condición es una lesión de un uso excesivo que los corredores experimentan debido a la tensión constante en la rodilla. Con el tiempo, el uso repetitivo rompe o suelta el cartílago protector en la articulación de la rodilla. Esto crea áreas ásperas y desiguales en las rodillas, que emiten el sonido crujiente cuando corres. Si bien, puede comenzar como un crujido, correr repetidamente puede causar irritación y dolor en la rodilla si no se trata.

¿A quién le da?

El crujido en las rodillas es común para los corredores que corren más de 40 kilómetros por semana. Además, las adolescentes son más propensos a experimentar este síntoma a causa de que experimentan un rápido crecimiento en las piernas y en las rodillas. Si eres mayor de 40, eres más propenso a experimentar esta condición también debido a la degeneración articular que se produce naturalmente a esa edad.

Tratamiento

Si experimentas crujidos y/o tronidos en la rodilla relacionadas al correr, comienza por reposando la rodilla. Debido a que esto puede ser un signo de uso excesivo, dándole a tu rodilla la oportunidad de descansar ayuda a que tu cartílago se cure y a evitar lesiones. Manteniendo inmóvil la rodilla, como con el uso de una rodillera, puede ayudar. El hielo en la rodilla afectada puede ayudar a aliviar la inflamación - aplica el hielo durante 15 a 20 minutos. Además, la debilidad muscular del muslo puede contribuir a la degradación del cartílago de la rodilla. Los ejercicios como sentadillas y desplates pueden fortalecer los muslos y reducir el riesgo de experimentar la rodilla de corredor.

Más galerías de fotos



Escrito por rachel nall | Traducido por francisco langner