Cómo rizar tu cabello con pedazos de tela

Crear rizos con pedazos de tela es una alternativa a los utensilios electrónicos. Los rizos hechos con tela son una excelente elección para aquellas cuyos rizos no duran cuando se los hacen con calor porque los que se hacen con tela duran más y son más marcados. Como sea, hay algunas desventajas; algunas personas no pueden dormir con los rulos de tela puestos y, si tienes cabello grueso, tendrás que probar que tan húmedo tiene que estar tu cabello antes de enrollarlo para que no amanezca húmedo la mañana siguiente.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Pedazos de tela en tiras

Instrucciones

  1. Junta los retazos de tela. Puedes usar tiras de toallas viejas o de camiseta. Corta cada una de manera que mida una pulgada de ancho (2,5 cm) y de 12 a 15 pulgadas (de 30 a 40 cm) de largo. Usa materiales que tengas a la mano; no hay razón para comprar nada. Un punto importante es que si tienes cabello grueso o muy largo, desearás elegir material de camiseta, debido a que el material de una toalla hará que tu cabello amanezca húmedo por la mañana.

  2. Comienza con el cabello húmedo. La clave para conseguir rizos de buena forma y con rebote es el enrollado. Una vez que tienes el cabello húmedo péinalo y deshaz los nudos. Si tienes el cabello muy largo o grueso, sécalo ligeramente con la pistola de aire. El cabello que se seca enrollado en la tela se formará en rizos que durarán más que si hubiera estado parcialmente seco al enrollarlo, pero el cabello demasiado húmedo amanecerá húmedo en la mañana al desenrollarlo y estos rizos húmedos no durarán tanto como los secos.

  3. Divide tu cabello en secciones. Entre más pequeña sea la sección, el rizo será más pequeño. Para obtener ondas con rebote, divide el cabello en secciones de cuatro a seis pulgadas (10 a 15 cm). Para obtener espirales las secciones de una pulgada (2,5 cm) son ideales. Ten en mente que entre más largo sea tu cabello le tomará más tiempo para secarse.

  4. Comienza por el frente de la cabeza, lo que ayuda a evitar que los rulos de tela se enreden con el cabello suelto. Comienza por la parte superior frontal de la cabeza y luego los lados. Después la parte posterior superior de la cabeza hasta que termines en la nuca. De esta manera no te estorbará el cabello suelto.

  5. Comienza a enrollar. Sujeta la sección de cabello y tuércela varias veces. Esto crea un rizo en forma de espiral. Coloca el pedazo de tela en las puntas y comienza a enrollar hacia el cuero cabelludo. Asegúrate de que las puntas del cabello no queden sueltas a medida que enrollas el cabello. Permitir que las puntas queden sueltas dará como resultado que al desenrollar el cabello las puntas se vean torcidas hacia afuera. Una vez que enrollaste el mechón de cabello, toma los extremos de la tela y haz un nudo para sujetar el rulo de cabello. Ahora enrolla el siguiente mechón de cabello de la misma manera.

  6. La mañana siguiente desenrolla los mechones de cabello comenzando por los que están hasta abajo en la nuca y ve desenredando en el orden invertido en que los enrollaste. Mantén tus dedos fuera de cada rizo hasta que todos estén sueltos. Una vez que retiraste todos los pedazos de tela, gentilmente peina con tus dedos por abajo de tu cabello hacia afuera.

Consejos y advertencias

  • Estiliza tu cabello con los dedos una vez que tu rizos estén sueltos. Entre menos los peines lucirán mejor.
  • Si tu cabello aun se encuentra húmedo la mañana siguiente, seca tu cabello con la pistola de aire mientras todavía se encuentra enrollado con los pedazos de tela.

Más galerías de fotos



Escrito por stephanie dube dwilson | Traducido por maria del rocio canales