Ritmo de latidos cardiacos para quemar grasa en hombres

La velocidad a la que el corazón late durante el ejercicio es un excelente indicador de la intensidad de la actividad. La supervisión de tu ritmo cardíaco es el método para determinar si estás trabajando lo suficiente para quemar suficiente grasa o si lo estás con demasiada fuerza, lo que limita la duración del ejercicio y la disminución de la cuantía de la posible pérdida de grasa. Los cuerpos de hombres y mujeres funcionan de la misma manera, la intensidad del ejercicio determina la zona de fitness.

Zona mínima

Cuanto más te ejercitas, más grasa ​​quemas, la intensidad muy baja permite una mayor duración. La frecuencia cardíaca de entrenamiento más baja a la cual la grasa se ​usará por los músculos para la energía es del 60 por ciento de tu ritmo cardíaco máximo. El consenso es que la frecuencia cardiaca máxima es de 220 latidos por minuto. Si tienes 30 años de edad, entonces 220 menos 30 es 190 dividido por 60 es igual a 114 por ciento. Por lo tanto, la frecuencia cardíaca mínima para quemar grasa sería 114 pulsaciones por minuto.

Zona de entrenamiento

Por el contrario, cuanto más esfuerzo pongas en un ejercicio, menos tiempo tienes para sostenerlo. Esto es debido a los factores de fatiga inherentes a él, tal como la acumulación de ácido láctico. Sin embargo, cuanto mayor sea tu nivel de condición física, más tiempo podrás sostener un entrenamiento más intenso. Una manera eficaz de determinar si tu nivel de esfuerzo es demasiado alto es tener en cuenta los siguientes signos: ¿Hay una sensación de ardor en los músculos? ¿Estás sin aliento? ¿Está la frecuencia cardíaca al 80 por ciento, o más allá, de tu máximo?

Aplicación del entrenamiento

El equipo de aerobic en la mayoría de instalaciones de fitness tiene sensores que pueden utilizarse para controlar tu ritmo cardíaco. Sin embargo, si no tienes acceso a este equipo, una forma rápida y fácil de averiguar tu intensidad de entrenamiento es a través de tu pulso durante 10 segundos y multiplicar ese número por seis. Las áreas más convenientes para tomar el pulso son en la muñeca o en el área de la garganta justo debajo del borde posterior de la mandíbula.

Monitoreo del ritmo cardiaco

Cuando comiences el ejercicio, se empieza con un calentamiento de cinco minutos. Durante el calentamiento, no tienes necesidad de controlar tu ritmo cardíaco, ya que varía por diversas razones. Una vez que el calentamiento se ha completado y que has establecido tu nivel de entrenamiento, entonces puedes controlar tu ritmo cardíaco y mantener esta intensidad durante al menos 30 minutos con el fin de maximizar la pérdida de grasa.

Más galerías de fotos



Escrito por mike cottrill | Traducido por verónica sánchez fang