Ritmo cardiaco común después de 5 minutos de ejercicio aeróbico

Tu ritmo cardíaco es una herramienta valiosa para monitorear la intensidad de tus entrenamientos y calcular el número de calorías que has quemado. Sin embargo, los números dependen de muchos factores, y es imposible determinar un ritmo cardíaco "promedio" para cualquier punto de un entrenamiento. La frecuencia cardíaca depende de ti, tu entrenamiento y la cantidad de esfuerzos que colocas en él.

Factores personales

El objetivo de tu frecuencia cardíaca depende de tu edad; réstala a 220 si eres hombre o 226 si eres mujer, para encontrar tu frecuencia máxima, y enfócate en mantener tu ritmo entre un 50 y un 80 por ciento del resultado durante tu entrenamiento. El rango al cual se eleva tu ritmo cardíaco depende de qué tan en forma te encuentres. Un corredor élite tendrá un ritmo cardíaco mucho más bajo a un adicto a la televisión después de 5 minutos de un entrenamiento idéntico debido a que el cuerpo del corredor está entrenado para resistir la tensión física. El cuerpo del sedentario está "conmocionado" por la actividad y no está acostumbrado a gastar tanta energía, así que su ritmo cardíaco se elevará conforme su cuerpo luche para bombear sangre a los músculos que de repente están trabajando.

Estructura de entrenamiento

La estructura y tipo de entrenamiento también importan. Cinco minutos de caminata colocarán a tu ritmo cardíaco en intervalos de velocidad, no importará tu nivel de condición física. Esto es simple debido a que los cambios de velocidad elevados son un ejercicio más intenso, requieren más energía, más flujo sanguíneo y mayor actividad muscular. Incluso en el mismo deporte, las diferencias en la estructura del entrenamiento pueden afectar tu ritmo cardiaco también. Cinco minutos al correr, manteniendo un paso moderadamente rápido por un largo período de tiempo, elevará tu ritmo cardíaco más de lo que pasaría si tuvieras cambios de velocidad negativos, durante los cuales, un paso más lento se mantiene al principio de la sesión para guardar algo de energía para un disparo de velocidad en la segunda mitad.

Esfuerzo

La cantidad de esfuerzo que pongas a tus entrenamientos definirá tus resultados y el ritmo cardíaco. Si simplemente sigues los movimientos naturales de la misma clase de aeróbicos a la que estás acostumbrado, tu ritmo cardíaco no alcanzará el nivel que lograría si le das al entrenamiento el 100 por ciento de tu concentración y energía. Incluso si sigues el ritmo de la clase, probablemente estés perdiendo fuerza detrás de cada movimiento, rapidez del paso y potencia explosiva que contribuyen a la quema de calorías. Estos factores también incorporan muchos otros mecanismos corporales que simplemente "imitan" los movimientos, lo que causa que tu frecuencia cardíaca se eleve conforme tu cuerpo lleva más sangre a los músculos.

Seguridad

Los primeros cinco minutos de cualquier entrenamiento deberían consistir en el calentamiento, donde mantienes un paso cómodo al 50 o 60 por ciento de tu frecuencia cardíaca máxima y aumentar gradualmente la intensidad desde ahí. El calentamiento te permite que el ritmo cardíaco se eleve lentamente, lo que da a tu cuerpo el tiempo necesario para llevar la sangre rica en oxígeno a todos tus músculos, de modo que esté calientes y listos para trabajar cuando aumentes la intensidad. Un calentamiento adecuado reduce el riesgo de lesiones y puede incluso ayudar en tu desempeño.

Más galerías de fotos



Escrito por angela brady | Traducido por arcelia gutiérrez