Riñones y B12

La vitamina B12 es un molécula grande involucrada en muchos procesos corporales, como la producción de células sanguíneas y el funcionamiento del sistema nervioso. Tus riñones participan de la absorción de vitamina B12 y otras vitaminas, lo que evita que se pierda por la orina. Los riñones enfermos o que no funcionan adecuadamente tienen dificultades para absorber y contribuyen a la deficiencia de vitaminas. Algunas formas de la vitamina B12 sintética son más seguras que otras para las personas que sufren de insuficiencia renal crónica.

Funciones y cantidades recomendadas

La vitamina B12 es necesaria para que el cuerpo sintetice ADN y ARN, produzca los glóbulos rojos, conduzca mensajes eléctricos nerviosos, estimule el metabolismo y regule la función cerebral, especialmente la memoria a corto plazo. Los valores diarios recomendados de B12 en adultos varían 2.4 a 2.8 microgramos, dependiendo de si la mujer está embarazada o amamantando. A diferencia de otras vitaminas del grupo B, que se secretan en días, la B12 normalmente se almacena en el cuerpo durante varios meses o años y regularmente no se necesita demasiada cantidad de esta vitamina. Algunas patologías, sin embargo, como la anemia perniciosa, producen una mala absorción de B12 en el cuerpo.

Absorción renal y almacenamiento

Tus riñones son responsables de filtrar muchos nutrientes de la sangre y la linfa, incluyendo la vitmina B12 y otras del grupo B, como el folato. Además de la conservación de vitaminas, la absorción tubular renal es importante para el metabolismo de las vitaminas, el almacenamiento y la homeostasis, según un estudio publicado en la edición 2006 de la revista médica "Renal Physiology". En las personas que padecen insuficiencia renal o lesiones renales agudas, normalmente se excretan mayores cantidades de vitaminas y otros nutrientes por la orina. Los niveles elevados de homocisteína en la sangre indican que en tu cuerpo hay muy pocas cantidades de B12. La homocisteína daña los vasos sanguíneos y está relacionada con la enfermedad cardiovascular.

Potencial toxicidad

La forma natural de la vitamina B12 que está presente en los alimentos de origen animal es llamada cobalamina, que virtualmente no es tóxica y no se asocia con efectos secundarios graves. Sin embargo, las versiones sintéticas de B12 son potencialmente tóxicas a grandes dosis y pueden desencadenar reacciones alérgicas. El suplemento más común de vitamina B12 del mercado es la cianocobalamina, que forma cianuro (una neurotoxina) como subproducto. Cantidades tan pequeñas de cianuro no representan un gran riesgo para las personas con un hígado y riñones sanos, pero cuando estos órganos no funcionan bien, el riesgo aumenta. Los riñones enfermos no pueden neutralizar el cianuro y transformarlo en tiocianato, que es inofensivo y se excreta fácilmente.

Sugerencias

Las personas con enfermedad renal crónica tienen un mayor riesgo de presentar una deficiencia de B12 y esto puede justificar la suplementación. Sin embargo, la cianocobalamina plantea un riesgo mayor para los pacientes renales, por eso podrían ser más seguras otras opciones como la metilcobalamina, hidroxicobalamina o la adenosilcobalamina. Las dosis terapéuticas de inyecciones de B12 varían entre 500 y 1,000 microgramos. Si tomas suplementos orales, coloca una tableta bajo tu lengua para una mejor absorción.

Más galerías de fotos



Escrito por sirah dubois | Traducido por paula santa cruz