Rigidez en el tobillo después de correr

Tus pies tobillos son sometidos a un impacto importante si eres un corredor ávido, y están entre las partes del cuerpo más lesionadas entre los corredores. La rigidez del tobillo es un efecto secundario común que puede afectar tu rango de movimiento, haciendo que tu tobillo se sienta inmóvil. En algunos casos, la rigidez del tobillo puede causar cojera. Entender de qué forma correr puede contribuir a la rigidez en los tobillos y a posibles lesiones puede ayudarte a determinar cuándo necesitas tratamiento.

Mecánica

Cuando corres, el impacto en tus tobillos y pies puede aumentar el riesgo de rigidez. Los estudios muestran que cuanto más rápido corres, es más probable que experimentes rigidez luego de hacerlo por el aumento del impacto, según lo expresa la University of Delaware. La mecánica de cómo corres también puede afectar la rigidez del tobillo. Por ejemplo, un patrón de corre con el antepie está asociado con menos rigidez en el tobillo que correr con el retropie. Si piensas que tu mecánica al correr está contribuyendo con la rigidez de tu tobillo, busca ayuda de un entrenador de carrera que puede evaluar tu forma.

Afecciones subyacentes

Si sientes rigidez en el tobillo después de correr, esto puede indicar una afección médica subyacente, incluyendo un esguince de tobillo, artritis o fascitis plantar. Estas afecciones tienden a producir rigidez cuando apoyas el pie y el tobillo. Si sospechas que tienes una lesión, continuar corriendo puede causar más daño a tu tobillo. Consulta a tu médico si piensas que la rigidez de tu tobillo puede ser un síntoma de algo más serio.

Tratamiento

Puedes minimizar la rigidez en el tobillo después de correr descansando y elevando tu tobillo. Aplica hielo para minimizar la inflamación y toma medicamentos antiinflamatorios como ibuprofeno para aliviar el dolor. También puedes hacer evaluar tu calzado, ya que si no te da buen apoyo esto puede contribuir a la inestabilidad del tobillo que puede causar rigidez. Si es posible, descansa el tobillo hasta que la rigidez se haya ido antes de correr otra vez.

Terapia

Además de los tratamientos para minimizar el dolor, puedes seguir algunos pasos para fortalecer tus tobillos y mejorar la flexibilidad de las articulaciones de los mismos, lo que puede ayudar a minimizar la rigidez después de correr. Los ejemplos incluyen poner el pie en punta y flexionarlo, y luego agregar una banda de resistencia para aumentar la fuerza. Los ejercicios de estiramiento de la pantorrilla, como levantar y bajar las bolas de tus pies, pueden ayudar a aumentar la estabilidad del tobillo.

Más galerías de fotos



Escrito por rachel nall | Traducido por maria eugenia gonzalez