Rigidez de las espinillas al correr

La rigidez en las espinillas puede hacer que caminar y correr resulte difícil o doloroso. Aunque los músculos rígidos de las espinillas no se consideran "lesión o dolor en las espinillas", pueden llevar a esa afección. Los corredores principiantes y aquellos con los músculos de las piernas débiles corren mayor riesgo de sufrir fatiga muscular y posteriores calambres. Correr sobre superficies duras y usar calzado inadecuado también puede producir rigidez en las espinillas. Consulta a tu médico si tienes dolor. El descanso, hielo y elongación pueden ayudar a aliviar los síntomas.

Músculos de las espinillas

La parte anterior o frontal inferior de la pierna está formada por los músculos tibial anterior, extensor del dedo gordo, extensor largo de los dedos y peroneo anterior. El tibial anterior se extiende a lo largo de la tibia o hueso de la espinilla, y se ve más fácilmente cuando flexionas el pie. Este grupo de músculos funciona cuando flexionas los pies, los estiras hacia las espinillas, y está activamente involucrado en los movimientos que haces al correr y caminar. La debilidad y el uso excesivo de estos músculos pueden producir fatiga, calambres y rigidez. Además, la rigidez crónica puede producir finalmente lesiones en las espinillas.

Dolor o lesiones en las espinillas

El dolor o las lesiones en las espinillas se produce mientras caminas o corres; no obstante, el verdadero dolor se manifiesta en la parte frontal interna del hueso de la espinilla. La inflamación en la cubierta que rodea el hueso de la tibia por lo general produce este estado. También puede producirse por la excesiva fuerza del hueso de la espinilla o por trabajar en forma excesiva los músculos y tejidos que rodean el hueso. Con el tiempo, el dolor de las espinillas puede agravarse y convertirse en fracturas por estés; pequeñas astillas en la tibia. Si tu dolor empeora gradualmente y se vuelve severo, ve a un médico para descartar fracturas por estrés.

Tratamiento

Si tu médico descarta fracturas por estrés, el dolor y la rigidez en los músculos de tus espinillas se tratan bastante bien con descanso. Tómate unos días libres de correr o practica entrenamiento alternativo nadando o andando en bicicleta, que tienen un impacto mínimo en tus articulaciones. Reduce las millas que corres y considera correr sobre pasto o una pista, en lugar de la calle o acera, para disminuir el impacto en tus piernas. Consulta a tu médico o podólogo sobre tu calzado; si no te calza bien o está muy desgastado, aumentará tu riesgo de dolor o lesiones en las espinillas.

Estiramiento

Estirar los músculos de las espinillas puede ayudar a reducir la rigidez y el dolor y previene lesiones. Si tus rodillas están en buenas condiciones, puedes estirar las espinillas arrodillándote y sentándote sobre los tobillos. Suavemente reclínate hacia atrás sobre tus talones o presiona los mismos para intensificar la elongación. También puedes estirar los músculos de tus espinillas mientras estás de pie. Cruza tu pierna derecha sobre la izquierda y coloca las puntas de los dedos del pie derecho en el piso. Dobla la pierna izquierda empujando la derecha, para estirar los músculos de las espinillas. Mantén la posición 30 segundos y repite tres veces con ambas piernas.

Más galerías de fotos



Escrito por christy callahan | Traducido por maria eugenia gonzalez