Riesgos de los suplementos de hierro

El hierro es un mineral que comúnmente se encuentra en los glóbulos rojos de la sangre, donde ayuda a transportar el oxígeno alrededor del cuerpo. Una deficiencia de hierro puede causar anemia y fatiga, las cuales se puede tratar y prevenir con suplementos. Los suplementos de hierro son probablemente seguros para la mayoría de las personas, cuando toman la dosis recomendada, aunque pueden causar efectos secundarios. Las dosis altas pueden conducir a graves complicaciones e incluso a la muerte. Habla con tu médico antes de tomar suplementos de hierro.

Efectos secundarios

Los suplementos de hierro pueden causar indigestión, dolor de estómago, estreñimiento, diarrea, náuseas, vómitos, dolor de espalda, dolor muscular, dolor en el pecho, escalofríos, mareos y desmayos, palpitaciones, fiebre, sudoración, sofocos, dolor de cabeza, sabor metálico, entumecimiento u hormigueo en las manos y los pies, erupción cutánea y problemas respiratorios. De acuerdo con Medline Plus, puedes reducir algunos de estos efectos secundarios tomando el suplemento con la comida. Pero, si puedes, primero debes tratar de tomar el suplemento de hierro con el estómago vacío porque la comida puede reducir la cantidad de hierro que tu cuerpo absorbe. Los suplementos de hierro líquidos pueden causar decoloración de los dientes. Puedes evitar esto si diluyes el suplemento en agua o jugo o bebes con una pajita.

Riesgos de dosis altas

Para evitar el riesgo de intoxicación por hierro, no tomes más de 45 mg de hierro al día si eres mayor de 14 años, a menos que tu médico te lo haya recetado, porque esa es la dosis segura más alta. Los niños y los bebés menores de 13 años no deben tomar más de 40 mg al día. Las dosis altas de hierro pueden causar problemas estomacales e intestinales, insuficiencia hepática, presión arterial peligrosamente baja y la muerte. De acuerdo con Medline Plus, la intoxicación por hierro es la causa más común de muerte por envenenamiento en los niños. Los síntomas de la intoxicación por hierro incluyen diarrea con sangre, fiebre, náuseas, dolor agudo de estómago y vómito severo, posiblemente de sangre, un tinte azul a los labios, las uñas y las palmas de las manos, convulsiones, piel pálida o sudorosa, respiración poco profunda o rápida, fatiga extrema y un latido cardíaco débil o rápido. Si sospechas que sufres envenenamiento por hierro, busca atención médica de emergencia.

Advertencias

Si tienes una enfermedad del corazón o estás en riesgo por ello, o si tienes diabetes, habla con tu médico acerca de si debes tomar suplementos de hierro. Medline Plus informa que algunos investigadores temen que los suplementos de hierro puedan aumentar el riesgo de enfermedades del corazón, pero la evidencia que hay hasta el momento es contradictoria. Si estás embarazada o en periodo de lactancia, las dosis recomendadas de hierro son probablemente seguras, pero las dosis altas pueden ser peligrosas. Si tienes una úlcera o una enfermedad intestinal inflamatoria, como la colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn, los suplementos de hierro pueden agravar tu condición. Si tienes una enfermedad de la hemoglobina, como la talasemia, o una enfermedad por sobrecarga de hierro, o anemia que no es causada por la deficiencia de hierro, los suplementos pueden causar intoxicación por hierro. No des suplementos de hierro a un bebé prematuro sin hablar primero con tu médico, ya que puede causar complicaciones.

Combinaciones de fármacos que debes evitar

De acuerdo con Medline Plus, cuando los suplementos de hierro se toman en combinación con ciertos medicamentos recetados comunes, pueden aumentar tu riesgo de padecer efectos secundarios o pueden cambiar la eficacia de tu medicamento. Habla con tu médico o farmacéutico antes de combinar hierro con antibióticos, bifosfonatos, levodopa, levotiroxina, metildopa, amígdalina, digoxina, eltrombopag, micofenolato mofetil y penicilamina.

Más galerías de fotos



Escrito por louise lyon | Traducido por maría echenique