Los riesgos para la salud de la dieta Yo-Yo

Muchos de los que hacen la dieta yo-yo no saben los factores de serios riesgos asociados con esta peligrosa manera de perder peso. Estos factores incluyen un aumento en el riesgo de una enfermedad al corazón, cáncer y diabetes, daño a las arterias, menos energía y altos niveles de grasa corporal.

Factores de riesgo de enfermedades aumentados

La restricción calórica extrema, que es una práctica común entre los que hacen la dieta yo-yo, puede aumentar el estrés de la hormona conocida como cortisol. Cuando esta hormona está en tu cuerpo por largos períodos, puede tener una miríada de efectos negativos en tu salud, hasta puede aumentar el riesgo de que desarrolles una enfermedad del corazón, cáncer o diabetes, La Dra. Natasha Turner, una naturopática, dice que la dieta yo-yo también puede dañar las arterias y causar un aumento del colesterol LDL, cosas, ambas, que aumentan el riesgo de la enfermedades del corazón. Estos efectos pueden aparecer particularmente en aquéllos que han hecho la dieta más de cinco veces en su vida.

Menos músculo, más gordura

Mientras la dieta yo-yo puede inicialmente hacerte perder peso, a largo plazo seguramente recuperarás lo que perdiste y más. Además, las dietas de bajas calorías llevan a gastar músculos, lo que significa que una vez que hayas vuelto a la normalidad de tus hábitos alimenticios, tendrás un físico pobre en musculatura y que tiene grasa. El Dr. Anthony Komaroff dice que este exceso de grasa del cuerpo tiene consecuencias negativas, incluyendo el brote de enfermedades crónicas como la de las arterias coronarias y la diabetes tipo 2.

Menos energía

La dieta yo-yo hace más lento tu metabolismo, lo que te puede llevar a tener menos nivel de energía Cuando el cuerpo no tiene las calorías necesarias para funcionar, hace ajustes. Estos ajustes pueden significar una función limitada del cerebro, cansancio, fatiga e irritabilidad.

Una opción más sana

Una opción más sana, segura y permanente para perder peso es hacerlo de una forma lenta y consistente a lo largo de un período de tiempo prolongado. No debes tratar de perder más de 1 a 2 libras (454 a 910 g) por semana. Si ya le has hecho daño a tu sistema a través de esta dieta, Turner dice que hay tres cosas que puedes hacer para revertirlo: consumir más proteínas y hacer entrenamiento de fuerza, porque ambas cosas restauran el metabolismo; y apoyar a tu hígado ya que es importante que queme grasas. Cuatro hierbas que pueden mejorar la salud del hígado son la leche de almizcle, la raíz de diente de león, el alcaucil globo y la cúrcuma.

Más galerías de fotos



Escrito por clay mcnight | Traducido por adriana de marco