Riesgos para la salud de beber jugos derivados de concentrados

Los jugos normalmente se venden en su forma concentrada para incrementar su vida útil y reducir su peso al enviarlos desde las regiones productoras de frutas a tu supermercado local. Algunos nutrientes se pierden en el proceso, pero el jugo concentrado sin azúcar agregada es una bebida saludable comprable con el jugo recién exprimido. Sin embargo, las bebidas con jugo y mezclas de base concentrada tienen azúcares agregados y saborizantes que no son saludables para tu cuerpo en grandes cantidades. Revisa las etiquetas en los envases para detectar aditivos.

Menos nutrientes

Como regla general, cuanto más procesamiento recibe un alimento, menos nutrientes quedan en él. Como tal, el jugo concentrado contiene menos nutrientes que el jugo fresco, debido principalmente a las técnicas de evaporación y filtración. Sin embargo, de acuerdo con “The Complete Book of Food Counts”, las diferencias no son enormes. Una taza de jugo de naranja 100% de concentrado, por ejemplo, contiene 100 miligramos de vitamina C y 40 microgramos de betacarotenos, en comparación con 125 miligramos de vitamina C y 80 miligramos de betacarotenos en el jugo recién exprimido.

Mayor azúcar en sangre

Los jugos frescos y concentrados son naturalmente ricos en fructosa, en especial los de manzana y uvas, y se deben consumir en moderación, porque los niveles altos de azúcares en sangre fuerzan a tu páncreas a secretar insulina adicional para que el azúcar entre en las células. Los azúcares que no son necesarios se almacenan como grasa, la cual contribuye a la obesidad. Sin embargo, si un jugo concentrado contiene jarabe de maíz de alta fructosa, el problema se ve magnificado, porque este exceso de azúcar es rápidamente absorbido por el torrente sanguíneo. De acuerdo con el libro “Functional Biochemistry in Health and Disease”, el consumo de jarabe de maíz de alta fructosa está relacionado con la obesidad, el comportamiento hiperactivo y el riesgo de sufrir diabetes tipo 2.

Alta acidez

Los jugos naturales de frutas tienen efectos alcalinizantes en tu cuerpo, que en general promueven la salud porque muchas reacciones bioquímicas ocurren de manera más eficiente en un medio alcalino. Tu sangre, por ejemplo, es mantenida estrictamente en un pH alcalino de casi 7,35. Por otra parte, los jugos con azúcares añadidos promueven la acidez, la cual reduce la respuesta inmune y fomenta la proliferación de microorganismos potencialmente patógenos. De acuerdo con “Human Biochemistry and Disease”, beber jugos endulzados puede generar úlceras estomacales y producir reflujo ácido.

Jugos concentrados

Los jugos provenientes de concentrados han sido desprovistos de su contenido de agua mediante procesos de filtración, extracción y evaporación. La evaporación implica calentar el jugo a altas temperaturas, y la extracción involucra añadir algunos químicos para obtener un producto más condensado, de acuerdo con el “Dictionary of Food Science and Technology”. El jugo también se pasteuriza como parte del proceso destinado a extender su vida útil. Antes de comprar jugo en un supermercado, se le añade agua, o se congela en recipientes más pequeños y debes añadir agua en tu casa. Incluso el jugo proveniente 100% de concentrados puede contener aditivos para mejorar su color, sabor y contenido nutricional, de modo que lee las etiquetas antes de comprar.

Definición de jugo

En los Estados Unidos, el término "jugo de frutas" (fruit juice) sólo se puede usar legalmente para describir a una bebida compuesta en un 100% de jugo de fruta. Los jugos de frutas mezclados con otros ingredientes, como jarabe de maíz de alta fructosa o endulzantes artificiales se llaman cócteles de frutas, bebidas de frutas o néctar. El término "sin azúcar agregada" (no sugar added) no se debe confundir con "sin azúcar" o bajo en azúcar, ya que el jugo de fruta natural es rico en fructosa, un tipo de azúcar.

Más galerías de fotos



Escrito por sirah dubois | Traducido por mike tazenda