Riesgos y efectos secundarios de los alimentos modificados genéticamente

La inserción de genes que no se encuentran normalmente en un determinado alimento o planta resulta en un alimento modificado genéticamente. Los agricultores modifican genéticamente los cultivos por varias razones: para aumentar la resistencia a ciertos virus o toxinas, para aumentar la resistencia a los plaguicidas y para aumentar la resistencia a ciertos herbicidas potentes. La mayoría de las modificaciones genéticas apuntan a aumentar la rentabilidad de la agricultura, pero también para reducir los daños al medio ambiente o de los cultivos de los pesticidas y herbicidas. En 2006, los Estados Unidos cosechó 53 de los alimentos modificados genéticamente en el mundo, informa el Human Genome Project. Los alimentos genéticamente modificados tienen un número de efectos secundarios potencialmente negativos.

Daño a otros organismos

Una de las mayores objeciones a los alimentos modificados genéticamente se centra en el potencial para el daño no intencional, no sólo a los seres humanos que consumen los productos, sino también a otros organismos que pueden consumir los cultivos. Algunos alimentos modificados genéticamente, por ejemplo, contienen genes que aumentan la resistencia a ciertos antibióticos. Si esta propiedad se transfiere a una persona que come la comida, los antibióticos no pueden tener los efectos habituales contra la infección.

Contaminación cruzada


La contaminación cruzada de las plantas cercanas con el polen de cultivos modificados genéticamente podría transferir ciertos genes de un tipo de planta a otra, informa el biólogo Deborah Whitman en el sitio web de ProQuest

La contaminación cruzada de las plantas cercanas con el polen de cultivos modificados genéticamente podría transferir ciertos genes de un tipo de planta a otra, informa el biólogo Deborah Whitman en el sitio web de ProQuest. La separación de los campos de cultivo y la creación de plantas masculinas estériles que no producen polen puede evitar la contaminación cruzada entre especies similares que crecen en los campos cercanos. Esto ya ha sucedido en los EE.UU. cuando un tipo de maíz aprobado para consumo animal apareció en el maíz cultivado para uso humano, según afirma la World Health Organization.

El aumento de la resistencia a los pesticidas

EL aumento de la resistencia se ha producido en los mosquitos que desarrollaron resistencia al pesticida DDT. Los insectos también pueden desarrollar resistencia a los pesticidas producidos por plantas modificadas genéticamente, lo que hace más difícil el control de la infestación y el daño del insecto y no menos difícil con el tiempo.

Efectos alergénicos


La introducción de material genético de una planta a otra puede resultar en la introducción de material alergénico de una especie a otra.

La introducción de material genético de una planta a otra puede resultar en la introducción de material alergénico de una especie a otra. Debido a que ciertas proteínas causan más reacciones alérgicas que otras, las personas con alergias severas saben cuáles son los alimentos que deben evitar. Si los genes de esos alimentos se introducen en otros sin el etiquetado adecuado para advertir a las personas con alergias, pueden ocurrir reacciones alérgicas. La introducción de material genético de las nueces de Brasil en soja fue dejado de lado por esta razón, afirma Whitman.

Mantener informada a la gente

Tanto como el 60 y el 70 por ciento de todos los alimentos que se venden en los supermercados de EE.UU. pueden contener algunos alimentos modificados genéticamente, de acuerdo con Food Science and Human Nutrition Department of the University of Florida. La soja y el maíz, ingredientes comunes en una serie de alimentos procesados, son los cultivos más comunes modificados genéticamente en los EE.UU. Sin embargo, debido a que la Food and Drug Administration considera a los alimentos genéticamente modificados como equivalentes a los alimentos producidos de forma natural, estos alimentos no están etiquetados en forma alguna .

Más galerías de fotos



Escrito por sharon perkins | Traducido por luciano ariel castro