Los riesgos del sobreentrenamiento

El ejercicio es un factor clave para una vida sana y es necesario para el buen estado físico, control de peso y la salud general. No obstante, al igual que con la mayoría de cosas en la vida, el ejercicio puede ser perjudicial si se hace en exceso. El exceso de ejercicio, también conocido como sobre-entrenamiento, puede dar lugar a lesiones y puede causar problemas hormonales para las niñas y las mujeres. Comprender los riesgos del sobre-entrenamiento te ayuda a identificar las señales de advertencia tempranas para evitar resultados perjudiciales.

Agotamiento/fatiga

El sobreentrenamiento puede conducir a la fatiga física duradera más allá de la propia actividad. De acuerdo con la Rice University, los síntomas como la irritabilidad, los cambios en los patrones de sueño y la pérdida del entusiasmo por los deportes corresponden al síndrome de sobreentrenamiento en atletas. Este tipo de desgaste físico y emocional puede ser consecuencia de alteraciones fisiológicas, como el aumento de los niveles de cortisol y la alteración de la función inmune causada por exceso de entrenamiento. Otros posibles síntomas incluyen depresión, disminución del apetito y pérdida de peso.

Lesión por sobrecarga

Realizar el mismo tipo de ejercicio diario aumenta el riesgo de lesiones por uso excesivo de articulaciones como las rodillas o los codos. A diferencia de las lesiones agudas, que son causadas por un suceso repentino traumático, las lesiones por sobreuso se producen con el tiempo debido al uso repetitivo de las mismas articulaciones o músculos. Los ejemplos de lesiones por uso excesivo comunes incluyen el codo de tenista, la rodilla de corredor y la tendinitis de Aquiles. Según SportsMed.org, las lesiones por sobreuso son el tipo de lesiones más difícil de tratar en la medicina deportiva.

La densidad ósea

Para las mujeres, el sobreentrenamiento crónico puede tener efectos graves y duraderos para la salud. El National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases advierte que el exceso de ejercicio disminuye los niveles de estrógeno y puede aumentar el riesgo de osteoporosis. Tener niveles bajos de estrógeno durante la adolescencia, un momento ideal para el desarrollo de los huesos, incluso puede afectar la densidad ósea de por vida. La ausencia de períodos menstruales son un signo común de exceso de entrenamiento en las niñas y las mujeres.

Prevención/Solución

Alternar entre los diferentes tipos de ejercicio cada día es una forma útil de evitar lesiones por uso excesivo, según la Clínica Mayo. La reducción de la duración, frecuencia o intensidad de entrenamientos puede ser necesaria si ya se han producido lesiones. Trabajar con un entrenador puede ayudar a asegurar la forma y la técnica apropiadas para evitar lesiones. Si te has perdido un periodo desde el inicio de un programa de ejercicios, consulta a un médico. Aunque no es una causa inmediata de preocupación, la pérdida de períodos puede ser señal de que subyacen desequilibrios hormonales que pueden conducir al debilitamiento de los huesos.

Más galerías de fotos



Escrito por tracii hanes | Traducido por natalia pérez