Cómo retirar a los niños de actividades extracurriculares cuando bajen sus calificaciones

No deberías tomar la decisión de retirar a los niños de las actividades extraescolares a la ligera. KidsHealth explica que los niños que participan en actividades extracurriculares son menos propensos a beber o fumar. Además, algunas actividades, tales como una banda, actuación, matemáticas o equipos de ciencias ayudan en la construcción de la confianza en sí mismos y las habilidades sociales, mientras que la participación en el deporte es buena para la salud de un niño, según el Dr. Sylvia B. Rimm, profesor clínico de la Case Western Escuela de Medicina de la Universidad de la Reserva. Las actividades extracurriculares también se ven bien en las aplicaciones de admisión de la escuela en el futuro y las solicitudes de empleo a tiempo parcial, si tu hijo es un adolescente o preadolescente. Sin embargo, a veces sientes como si no tuvieras otra opción y la retirada es la única forma de manejar las bajas calificaciones. Si te estás acercando a ese momento, es el momento de actuar.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Siéntate con tu hijo y discutan a fondo y honestamente la situación. Explica por qué sus calificaciones son inaceptables, y por qué piensas que sus actividades extracurriculares están contribuyendo al problema. Por ejemplo, si tiene prácticas cuatro noches a la semana, tal vez no tiene el tiempo necesario para estudiar con eficacia y completar la tarea o está demasiado cansado para desempeñarse bien en la escuela. Adviértele que estás pensando en retirarlo de las actividades extracurriculares, pero dale una cierta cantidad de tiempo para revertir la situación, como dos semanas o un mes, si es posible.

  2. Habla con el entrenador de tu hijo o jefe de equipo. Si la actividad extracurricular es un deporte, club o grupo, es una buena idea dar a la persona a cargo una advertencia de que tu hijo podría tener que abandonar esa actividad pronto. Esto permitirá que el entrenador haga planes alternativos si tu hijo es un jugador importante en su equipo, y también, con suerte, anime a tu hijo a mejorar en la escuela para que no sea necesario retirarlo de la actividad.

  3. Elabora un plan de estudio con tu hijo sobre cómo mejorar su rendimiento escolar. Por ejemplo, es posible reservar una hora para estudiar en la noche y otra hora adicional de tutoría una tarde a la semana. También es una buena idea llevar un registro de los horarios del niño. Conoce cuáles son sus tareas y cuándo tiene que realizar pruebas o exámenes. Revisa la tarea de tu hijo todos los días y hazle preguntas la noche antes de la próxima prueba.

  4. Evalúa cómo tu hijo avanza después de que haya pasado un tiempo predeterminado, se trate de dos semanas o un mes. Si sus calificaciones mejoraron, no hay problema. Si no es así, comunícate con la escuela o el líder de la organización que está a cargo de la actividad y dile que tu hijo ha terminado, llenando cualquier papeleo que sea necesario para retirarlo.

Más galerías de fotos



Escrito por kathy gleason | Traducido por carlos alberto feruglio